Crisis de representación

Danilo Santos
desantos.salazar@gmail.com

La representación política explicada de manera sencilla es “la actuación de uno o varios miembros en nombre de otros en defensa de sus intereses”. En Guatemala incluso utilizamos tres tipos de calificación del sufragio lo cual nos da tres tipos de representación; la mayoría absoluta para la elección presidencial, la mayoría relativa aplicada a alcaldes y síndicos, y la representación proporcional de minorías para diputados por listado nacional, distritales y Parlacén.

Sin embargo, vivimos una crisis de representación grave, esta derivada de la debilidad de los actores sociales y la ciudadanía en su conjunto, teniendo como resultado partidos políticos clientelares y un sistema político caduco.

El producto de todo esto es una clase política y gobiernos que no son representativos, solamente están legitimados por la normativa jurídica que ellos mismos han elaborado. Como ejemplo nos sirve el hecho de que personajes irresponsables en el Legislativo se ríen en nuestra cara haciendo alarde de su transfuguismo; no les interesa nuestra indignación, se representan a sí mismos, no a nosotros. Todo esto, apañado por partidos “atrapa-todo”, que justifican a través del fin, sus medios cínicos y egoístas, eso es lo que nos arroja un sistema electoral obsoleto para los intereses comunes pero altamente eficiente para los intereses particulares.

Necesitamos nuevas formas de representación, no solo normar el transfuguismo. ¿Qué manera tenemos de revocar la representación cuando al que se le ha otorgado la misma traiciona nuestra confianza y da mal uso al poder que le hemos conferido?

Precisamos de elecciones concurrentes para poder castigar al que no nos represente, votación uninominal para que ningún impresentable se esconda detrás de las caras conocidas, reinventar la representación en función de nuestra conformación como Nación, reducir el poder presidencial y establecer verdaderos espacios de defensa y argumentación de los intereses comunes. La reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos debe ser profunda.

Danilo Santos

Si seguimos con paños tibios, solo favoreceremos a que “la persona más digna de poseer el poder es (sea) la menos dispuesta a aceptarlo” (Platón).

Fuente: Siglo21 [http://www.s21.com.gt/itaca/2016/02/12/crisis-representacion]

Danilo Santos Salazar

Danilo Santos Salazar

Politólogo y pensador a contrapelo de la realidad nacional e internacional. Veinticuatro años de trabajo al lado de causas que buscan la transformación de las iniquidades en Guatemala.
Danilo Santos Salazar