Advertencia: el pacto de corruptos puede ganar

Ricardo Barrientos

El balance en el Congreso es emblemático: 90 votos a favor del pacto de corruptos, 55 en contra.

Se trata, por un lado, de una mayoría simple parlamentaria que responde a los intereses de supervivencia de la mayoría de los diputados que están siendo perseguidos penalmente por corrupción y por lo que se ha denominado la vieja política; y por otro, del más descarado y burdo afán de enriquecimiento ilícito de unas decenas de diputados que están recibiendo sobornos como contratos sobrevaluados de obra pública y plazas de trabajo en ministerios como los de Desarrollo Social y Cultura y Deportes.

Los 55 diputados y diputadas que votaron en contra son quienes constituyen una suerte de reserva moral en el Legislativo, más un grupo de arrepentidos por haber votado el 13 de septiembre de 2017 a favor de las tristemente célebres reformas al Código Penal, incluidos algunos acusados de financiamiento electoral ilícito. Pero ni siquiera esta suma de quienes se mantienen limpios y de los arrepentidos del Congreso alcanza para contrarrestar el poder que hoy detenta el pacto de corruptos.

Nos tiene que quedar pero bien claro que los caciques de la impunidad con estandartes como el alcalde capitalino y el presidente de la república, los militares corruptos, el poder del soborno, las plazas fantasmas y el tráfico de influencias son los que controlan con descaro creciente la institucionalidad principal de los tres poderes del Estado. Las acciones recientes en Washington D. C. y Nueva York de la canciller guatemalteca no dejan lugar a dudas de que el Ministerio Público (MP) conducido por la fiscal Aldana y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) conducida por el comisionado Velásquez son los últimos bastiones del esfuerzo en contra de la corrupción y la impunidad y que justamente por ello son el blanco principal.

Sin embargo, es imperativo no caer en el error de que esta es una batalla entre el pacto de corruptos y el MP de Aldana y la Cicig de Velásquez. Si ese fuese el caso, solo es cuestión de tiempo para que el pacto de corruptos gane (que no quepa duda, y ellos lo saben). No, este es un conflicto entre el pacto de corruptos y los ciudadanos y las ciudadanas que queremos una Guatemala limpia de corrupción, a quienes nos indigna el estado actual de las cosas, a quienes nos molesta la forma en que se reeligió la junta directiva del Congreso y que queremos que cese la pesadilla criminal de la impunidad. Y es por estas motivaciones por demás legítimas que apoyamos al MP de Aldana y a la Cicig de Velásquez. Quizá esta sea una descripción acertada de lo que hemos llamado la plaza.

Sin duda, la plaza es el estamento político y social más poderoso de Guatemala, al que temen temblando los del pacto de corruptos. Pero, como ocurre con cualquier cuota de poder, es efectivo solo si se ejerce. Por ello, para el pacto de corruptos, una ciudadanía, una plaza callada es aliciente y motivación enorme para redoblar sus esfuerzos, ya que se enfrentan a un MP y a una Cicig abandonados a su suerte, vulnerables a los vaivenes de la politiquería legalista del Congreso y a los laberintos de la diplomacia.

Tal como quedó demostrado el jueves de la semana pasada con la reelección de la junta directiva del Congreso, sin una plaza activa, la lucha contra la corrupción y la impunidad será derrotada en Guatemala.

Si un desenlace tan fatal llegara a producirse, por favor, no nos vayamos a quejar y a lamentar. La responsabilidad no será del MP y de la Cicig. Habrá sido enteramente nuestra, de una plaza apática.

Fuente: [https://www.plazapublica.com.gt/content/advertencia-el-pacto-de-corruptos-puede-ganar]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

José Ricardo Barrientos Quezada

José Ricardo Barrientos Quezada

Ricardo Barrientos es especialista en temas de política fiscal. Fungió como viceministro de Finanzas Públicas de Guatemala en 2009-2010. Durante el período 1994-2005 se desempeñó como director y asesor técnico en la Dirección de Análisis y Evaluación Fiscal de ese mismo ministerio. Ha publicado trabajos sobre política tributaria y análisis de la evasión tributaria en Guatemala. Realizó estudios de doctorado en Matemática en la Universidad de Barcelona, España, (2005-2006). Tiene un Certificado en Tributación Internacional de la Universidad de Harvard, Estados Unidos (2000). Es matemático en el grado de licenciado por la Universidad del Valle de Guatemala (1995).
José Ricardo Barrientos Quezada