Trump, tiempos sombríos

Carlos Figueroa Ibarra

La primera vez que tuve plena conciencia de que la elección de un presidente en Estados Unidos de América, podría poner en peligro la vida de todo el mundo fue en noviembre de 1968. Me encontraba yo de vacaciones en casa de unos amigos en San Antonio Suchitepéquez, un poblado de la costa sur de Guatemala. Escuché esa noche decir a la amiga de mis padres y madre de mis amigos, que se nos venían tiempos terribles. Richard Nixon había sido elegido presidente del imperio. En 1980 cuando Ronald Reagan triunfó, siendo yo un joven adulto, supe nuevamente que tiempos ominosos nos acechaban. En 2000, cuando George W. Bush ganó, tuve la misma sensación. No nos equivocamos los que la tuvimos: Nixon escaló la guerra de Viet Nam, derrocó a Allende y encabezó una presidencia autoritaria e inmoral. Reagan desencadenó el capitalismo salvaje y condujo un imperialismo feroz. Bush llevó la guerra sin límites al medio oriente.

El triunfo de Trump nos lleva a presagios ominosos. En esta elección estadounidense ha perdido la mala y ha ganado el peor. Hillary ha apoyado causas por votos y no por principios (matrimonio gay y migración por ejemplo); apoyó las guerras en Afganistán e Irak; impulsó la intervención en Libia y los golpes de estado en Honduras (2009), las tentativas golpistas en Bolivia (2009) y Ecuador (2010). Por supuesto el asedio a Venezuela. Estuvo de acuerdo con el muro que ya se ha levantado en la frontera con México y con la deportación de niños migrantes. Pero Trump es peor. Hará cosas parecidas pero además estimulará el racismo fascista y la misoginia de los millones que son su voto duro. Alimentará el odio a los migrantes y con ello a millones de indocumentados les esperan días infernales. Será un impredecible desquiciado que tendrá en sus manos el maletín nuclear.

Trump ha ganado porque ha capitalizado la ira del trabajador blanco que se ha quedado sin empleo con la desindustrialización de los cuatro estados del norte del medio este y otros lugares más. Ha tenido también el voto en las pequeñas ciudades y medio rural. Ha sido exitoso en culpar a los migrantes del rampante desempleo que ha disparado la crisis mundial y ha tenido un voto duro que como siempre, se ha beneficiado del abstencionismo: en 2012, 126 millones votaron por los dos principales contendientes y hoy lo han hecho menos de 120. Ha ganado porque los simpatizantes de Bernie Sanders no le hicieron caso y prefirieron abstenerse o votar candidaturas marginales en lugar de hacerlo por una candidata que les genera una comprensible desconfianza. Su triunfo también se debe a que en Estados Unidos de América no elige el voto popular sino el electoral. Como en 1824, 1876, 1988 y en 2000, en 2016 el presidente electo no ha sido el que más votos ciudadanos ha tenido, sino el que más votos electorales ha obtenido.

Una vez más, los estadounidenses han elegido la peor opción. Pero también eligieron un azote para el resto de la humanidad.

Trump ha ganado porque ha capitalizado la ira del trabajador blanco que se ha quedado sin empleo con la desindustrialización de los cuatro estados del norte del medio este y otros lugares más. Ha tenido también el voto en las pequeñas ciudades y medio rural.

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Carlos Figueroa Ibarra

Carlos Figueroa Ibarra

Carlos Figueroa Ibarra. Sociologo especializado en el tema de violencia política, terrorismo de estado, procesos políticos latinoamericanos. Autor de libros y artículos sobre esos temas.
Carlos Figueroa Ibarra