Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dr. Otto René Hernández García

Desde hace 51 días se prendió la alarma entre la frontera de Iztapalapa y Nezahualcóyotl, la zona de mayor contagio en México. Hago constar que la infección por Coronavirus ha sido devastadora en esta zona. Desde hace más de 10 días los contagiados graves aumentan, los amigos fallecidos son cada día más y se espera que la suma aumente. La misión como médico es sumamente difícil, no dejan de solicitar oxígeno los familiares y la angustia en las familias no se puede describir. Vecinos muy cercanos no comprenden la gravedad del COVID 19 y se niegan a trasladar a sus pacientes a los nosocomios. He visitado en sus hogares a pacientes con dificultad respiratoria y nunca en 40 años de práctica profesional y como anestesiólogo había visto semejante cuadro clínico. Invasivo, altamente contagioso y letal.

Como toda mi vida he practicado la medicina al servicio de los más desposeídos, es un honor estar en estos momentos en esta zona, en el Wuhan mejicano. Espero sobrevivir para contar lo que estoy viviendo. Las familias al saber del fallecimiento de sus seres queridos caen de rodillas incrédulos al tener la noticia. Es sumamente doloroso ver un cuadro como estos, doloroso.

Hoy me preguntaba, asustado, un matrimonio, ¿quién había fallecido frente a mi consultorio?, habían escuchado a un jovencito que el Covid 19 había cargado con el vecino. Y me preguntaron, ¿el Covid, es cierto?, no tuve respuesta inmediata, se me humedecieron los ojos y disimulé un poco, hasta que les pedí cuidarse mucho. Esta pareja ha sufrido extraordinariamente, son sobrevivientes de la guerra del narcotráfico. Les tengo un respeto enorme. Al despedirlos les pedí resguardarse y que se cuidaran mucho.

Mi vecina falleció hoy en la madrugada, el barrio guarda un respetuoso silencio, las sonrisas de los adolescentes están ausentes, se escuchan lamentos lejanos y tristeza. Todo esto me recuerda la Navidad Roja en Jalapa, Nicaragua, en 1983.

La grandeza de México, su cultura y su solidaridad es tan grande que no se le puede dejar solo en estos momentos.

DESDE IZTAPALAPA- NEZAHUALCÓYOTL SABREMOS RESPONDER SOLIDARIAMENTE A MÉXICO.

11 de de mayo 2020

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •