Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En el tiempo del conflicto armado en Guatemala, la movilización del ejército era constante, la mayoría de la población cuando se refería al ejército nacional lo hacía como “los pintos” “los chafas” “los cuques” y si era la policía nacional como “los chontes”. Cuando llegaba el ejército nacional, la mayoría corría a refugiarse a su vivienda o algún lugar seguro en el monte…  muchos jóvenes temían ser reclutados ya que siempre se los llevaban por la fuerza… Otros corrían tras el ejército para ser reclutados voluntariamente, pero no por un acto consiente sino más bien por huir de la extrema pobreza en que vivían o por despecho de algún amor no correspondido.

El reclutamiento forzoso incluía jóvenes de 12 a 18 años, que no estuvieran estudiando o que no fueran casados…pero cuando llegaba el ejército esto no se respetaba, subían al camión a cuando lograban agarrar sin importar su condición… muchas madres corrían detrás del camión para mostrar un carné que identificaba a su hijo como estudiante de la escuela o del instituto del pueblo… otras para informar que era su esposo que ya estaba casado y que era el sustento del hogar… todo para evitar el reclutamiento forzoso del ejército.

La población vivía muy temerosa… “pórtate bien porque si no te vas a ir con los pintos”… “si seguís así que te lleven a Berlín, allí te vas a componer” “quítate ese pelo porque si no el ejército te lo va a venir a quitar” “mejor habla por si no en Berlín te van a sacar la verdad”…”mejor si no salís porque dicen que andan los pintos”.

El ejército mantenía el control a través de los comisionados militares, quienes les informaban de todos los movimientos de la población bajo su jurisdicción. Si necesitaban detener a alguien el comisionado militar los llevaba hacia el lugar y lo señalaba. Era común escuchar “parece que lo vino a sacar el comisionado”… «no aparece… hablen con el comisionado»… “si es sospechoso hablen con el comisionado”.

La población le tenía mucho miedo a los pintos… entraban a los ranchos, comían, algunas veces se llevaban pollos, cerdos, sin decir nada. Dejaban únicamente más pobreza, tristeza y frustración porque no habían con quien quejarse ni denunciar los hechos. Los administradores y caporales de las fincas también eran gente mala, trataban muy mal a los colonos, pero a comparación con el ejército, resultaban ser buenas personas.

Cuando apareció la guerrilla las cosas empezaron a cambiar… el ejército cambio la rutina de su movilización por temor a las emboscadas frecuentes de la guerrilla con el objetivo de la “recuperación de armas”.

La presencia de la guerrilla era diferente a las incursiones del ejército… la gente empezó a ver la diferencia. El traje era verde olivo, más tirando a azul, con pañuelos rojos, con letras negras y una gorra o boina verde con alguna insignia.

La guerrilla no ingresaba a las casas, la misma gente los invitaba a entrar… solicitaban que les vendieran comida, pollos, cerdos, maíz, frijol, café… al final dejaban pagado todo, muchas más de su verdadero valor.

La guerrilla realizaba actos públicos (mitin) en las plazas de los pueblos, explicaban la razón de su levantamiento armado, la necesidad de tomar el poder político a través de las armas… porque muchas veces se había intentado buscar cambios democráticos por la vía electoral y lo único que habían recibido es el asesinato de sus líderes, campesinos, obreros, estudiantiles y profesionales, que necesariamente debían ganarle la guerra al ejercito porque ellos protege los intereses de los ricos.

La guerrilla invitaba a la población a unirse a la lucha a través de una guerra popular, revolucionaria y democrática para alcanzar el poder y formar un gobierno de unidad democrática del pueblo y para el pueblo.

A diferencia del ejército nacional… cuando llegaba la guerrilla la población salía a recibirlos… les llamaban “los canchitos”… algunos guerrilleros eran estudiantes de la ciudad, rubios, algunas guerrilleras eran jóvenes muy bonitas… muchos jóvenes solicitaban hablar con el comandante de la guerrilla para unirse a ellos… “miren muchá… la guerra popular y revolucionaria significa muchos sacrificio, hay que pasar hambre, frío, calor, tienen que dejar todo, a los padres, hijos(as), novia(o), esposa(a), se cambia el amor de la familia, por el amor al pueblo… piénselo bien si ustedes están en capacidad de cumplir con eso porque regresaremos a nuestro hogar hasta que liberemos a nuestro pueblo de la explotación y lleguemos al poder político e instauremos un gobierno de unidad popular, democrático y revolucionario.

Mucha gente aprovechaba la presencia de la guerrilla para quejarse de los malos tratos del administrador, de los caporales y de los comisionados militares. En algunos casos la guerrilla hizo justicia popular fusilando en la plaza de los pueblos a la gente que se consideraba enemigo del pueblo por sus crímenes.

Lo triste fue la reacción contrainsurgente, la estrategia de tierra arrasada, el ejército nacional uso los planes contrainsurgentes para asesinar a poblados enteros “Quitarle el agua al Pez”… el pez era la guerrilla y el agua toda la población… “tiren a matar… a todo lo que se mueva… quien no está con el ejército está contra el ejército”. Por eso la población le tiene mucho miedo a los pintos.

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •