Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El bueno,el malo y el Chapín

Danilo Santos
desantos.salazar@gmail.com

Esta sociedad se mueve en los extremos insufribles del maniqueo, sin caleidoscopios de ideas, sin tonalidades, sin profundidad, sin riqueza. En nuestro país, cualquier nicho espiritual, político, económico, ideológico tiene el maniqueísmo de lo bueno y lo malo como base fundamentalista de sus planteamientos y acciones.

Es difícil pensar a “Guatebala” como Guatemala sin trascender esto, en lugar del bueno y el malo, pensar en el Chapín; que acepte su genealogía e historia, que somos violentos por herencia, que somos en buena medida corruptos, que la cosa no cambia a menos que la cambiemos, que cada quien puede creer en lo que quiera sin querer conquistar para sus huestes a los demás, y menos aniquilar económica y políticamente a aquellos que no doblan sus rodillas frente al Dios que otros han escogido.

DaniloSantos3

El esfuerzo civilizatorio de la construcción del Chapín debió empezar hace más de 500 años. ¿Cuánto más lo postergaremos? ¿Cuáles son los rasgos distintivos del Chapín? ¿La violencia, el machismo, la exclusión social, la concentración, el racismo, la corrupción, el fundamentalismo religioso? La respuesta inmediata es no. La respuesta sensata asusta. ¿Qué es lo que define el pensamiento del Chapín? ¿Es la hipocresía el modo de comportamiento que nos diferencia? ¿Qué valores privilegiamos en los diferentes espacios de socialización? ¿Es distinta la cultura de unos y otros, gobernantes y gobernados, políticos y ciudadanía: los buenos siempre son los de abajo y los malos los de arriba? Otra vez la respuesta asusta. Lo cultural nos atraviesa a todos, no hay buenos ni malos, solo Chapines a medio hacer…
Muchos de los males que nos aquejan y de los que nos quejamos cotidianamente, tienen como fundamento nuestra falta de identidad cultural, entendida esta en su más amplio espectro.

/… Cuando se nos dice: Comed! comed vuestra miseria desgraciados!/Cuando eso acontece, no es llanto el que destilan las pupilas,/ Es una simple costumbre de exprimir los puños con los ojos, y decir : aquí no lloró nadie/aquí solo queremos ser humanos, comer, reír, enamorarse, vivir/ vivir la vida, no morirla./Aquí no lloró nadie! (Solo queremos ser humanos, Otto René Castillo).

 

Danilo Santos Salazar
Últimas entradas de Danilo Santos Salazar (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •