Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Javier Payeras

Imagine la ciudad de Guatemala con 13 millones de habitantes. Quince mil de ellos tienen el privilegio de contar con un techo y los servicios básicos: electricidad, agua ozonificada y oxígeno. Las familias estarán conformadas por madre, padre (opcionalmente), un hijo pequeño y uno adolescente que vivirán en colonias residenciales a las afueras del Departamento de Guatemala, dentro de una confortable y segura colonia residencial amurallada, por supuesto, por una fortaleza de hormigón a prueba de bombardeos. El precio promedio de una casa con 3 cubículos para dormir y una sala transformable en comedor y baño será de cuatro millones de dólares (unos 85 millones de quetzales), pagaderos en veinte años plazo a interés variable.

Habrá excelentes oportunidades profesionales para clasificar y embalar el material de desecho para revender a otros países del Tercer Mundo. Cada trabajador tendrá un sueldo digno, que será depositado directamente, como abono, a su tarjeta de crédito.

La vida política no será muy distinta a la de hoy. La diferencia estará en que sus períodos de gobierno serán de dos años y las elecciones presidenciales se harán a través de mensajes de texto.

En cuanto a lo religioso: tendremos muchas iglesias consolidadas a partir de la fe en el emprendedurismopentecostal.

Los museos serán trasladados a los parques temáticos construidos —alrededor, sobre o debajo— de los sitios arqueológicos. Y todo lo referente a la educación primaria, media y superior se impartirá desde la pantalla-monitor principal de la casa, ya que las escuelas serán usadas como cárceles de máxima seguridad para funcionarios públicos acusados de corrupción.

Imagine.

Fuente: [https://casiliteral.com/interzonas/distopia-2025/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Javier Payeras
Últimas entradas de Javier Payeras (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •