Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tuvimos tiempos épicos que no fueron felices.

Y nos llenamos de poemas a la patria
que nos inflamaban el pecho
con letras mayúsculas para entender que éramos mejores
y despreciábamos al explotador, al asesino.

Eran tiempos de guerra y de hambre, como los de ahora, pero con esperanza.

Tuvimos tiempos épicos que quizá fueron felices
y en cada paso el rostro dulce de una patria aparecía.

 

Julio C. Palencia
Sígueme
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •