Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Corrupción en el Organismo Judicial

Ricardo Barrientos

La mayoría de la atención ciudadana está enfocada en la corrupción que opera en los organismos Ejecutivo y Legislativo y se descuida el Judicial.

Entre los mejores ejemplos de servidores públicos honestos, valientes y verdaderamente comprometidos con Guatemala destacan las juezas y los jueces independientes e íntegros que han dado un paso al frente, en algunos casos incluso poniendo en riesgo su vida, como elementos importantísimos de la lucha contra la corrupción y la impunidad. Sin embargo, este grupo tan digno y valioso es un minoría dentro del Organismo Judicial, bajo ataque y urgida de acciones ciudadanas en su defensa.

Gracias a una cobertura periodística creciente es que se conocen casos muy graves y descarados. Sin duda, uno de los más notables es la Sala Tercera de Apelaciones del Ramo Penal, la cual, por sus numerosas acciones para proteger y beneficiar a los acusados de corrupción, califiqué como la «sala tercera de la impunidad» y fue integrada en noviembre de 2014, en pleno apogeo del gobierno patriotero de Pérez Molina y Baldetti. Hoy continúa siendo una de las más importantes proveedoras de impunidad, y dentro de sus beneficiarios destacan el hermano y el hijo de Jimmy Morales, el ya difunto Álvaro Arzú Irigoyen, la familia Bitkov, Gustavo Alejos y el exministro de la Defensa Williams Mansilla, entre otros.

Pero el ímpetu corrupto y proimpunidad dentro del Organismo Judicial no se manifiesta únicamente en judicaturas capturadas con titulares afines a los intereses de grupos de corruptos o traficantes de impunidad. Cuando una jueza o un juez demuestran ser independientes e íntegros, una modalidad frecuente es recurrir a amparos y a otras formas de litigio malicioso para atrasar los procesos, con lo cual se gana tiempo en espera del momento en que esa jueza o ese juez se ausente, situación que es aprovechada vía la captura de la jueza o el juez suplente. Los ejemplos de esta práctica corrupta son numerosos.

El más reciente y escandaloso es el caso de la jueza Abelina Cruz Toscano, suplente del Juzgado Décimo de Primera Instancia Penal, quien en una sesión a puerta cerrada otorgó medida sustitutiva, sin pago de fianza, a la magistrada separada de la Corte Suprema de Justicia Blanca Stalling. Por desgracia, no es el único caso, y el riesgo de que no sea el último es muy alto. Destaca también el caso de Fredy Ariel Leonardo Hernández y María Mercedes Rodríguez, jueces suplentes del titular Miguel Ángel Gálvez en el Juzgado de Mayor Riesgo B, quienes beneficiaron con medida sustitutiva a una decena de los acusados del caso La Línea.

Además de que los beneficiados por estas acciones de juezas y jueces suplentes puedan fugarse u obstruir las investigaciones y los procesos judiciales en marcha, se advierte el riesgo de que también puedan perpetrar represalias violentas en contra de quienes tuvieron la valentía de denunciarlos u ofrecer testimonios en su contra. El caso más grave es el del juez Carlos Ruano, vocal segundo del Tribunal Noveno Penal, quien en 2016 denunció a Stalling por querer obligarlo a otorgar un beneficio a su hijo Otto Fernando Molina Stalling, quien enfrenta un debate por el caso IGSS-Pisa. El juez Ruano manifestó sentirse amenazado y que su situación de vulnerabilidad se incrementa.

La lucha contra la corrupción y la impunidad debe ser asumida como un proceso lento y costoso, pero sobre todo muy difícil, que enfrenta grupos poderosos con recursos abundantes y la agilidad de quien opera al margen de la ley, sin obligación de respetar los derechos y las garantías que sí debe respetar la justicia.

Es en el Organismo Judicial donde la lucha contra la corrupción y la impunidad está más atrasada.

Fuente: [http://plazapublica.com.gt/content/corrupcion-en-el-organismo-judicial]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

José Ricardo Barrientos Quezada
Últimas entradas de José Ricardo Barrientos Quezada (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •