Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ciudadanos, no lacayos

Danilo Santos
desantos.salazar@gmail.com

La pradera necesita una pequeña chispa para arder, y al parecer, hay quienes la andan buscando como único leitmotiv de su esquizofrénica existencia; las voces que escuchan ya los convencieron y han escogido el fundamentalismo, al extremo que se piensan como gigantes en el concierto de las naciones, preclaros en lo jurídico y extraordinarios líderes y políticos.

Irresponsablemente nos han llevado a la confrontación, escudándose en una persona, el absurdo argumento de la injerencia extranjera y la utilización de la fe. El problema no es Iván Velásquez, sino la lucha contra la corrupción y la impunidad; y su objetivo es deshacerse a toda costa de la CICIG. Encontraron el discurso y las alianzas. Su plan está en ejecución y al parecer no están dispuestos a parar, aunque sean muchas las voces internas y externas que les han dicho hasta el cansancio que se equivocan.

Cómo se atreve el gobierno de Guatemala a emplazar a Naciones Unidas y en especial al Secretario General, atribuyéndole a este último “… cualquier responsabilidad de cualquier consecuencia que surja de la falta de designación de un Comisionado o Comisionada en los términos y los plazos que se le han solicitado”, eso no es manifestar armonía entre las partes, sino falta de diplomacia y una imagen autoritaria.

El servilismo de funcionarios del gobierno, especialmente el Presidente, el Ministro de Gobernación y la Canciller, es la causa de lo que pasa en el país, y por supuesto, serán los responsables “de cualquier consecuencia que surja”.

El conflicto con la CICIG se volvió la excusa perfecta para quitar la atención de lo importante. Les guste o no, la lucha contra la corrupción seguirá. La fiscalización a los partidos políticos también. Y por supuesto, la purga de la clase política está más cerca de lo que creen.

Ya los discursos nacionalistas del Presidente del Congreso y los diputados que cerraron filas alrededor del hijo del adelantado y las momias políticas que lo acompañan, ya no engañan a toda la población. Las masas están comprendiendo que el proyecto de desarrollo de las generaciones anteriores en Guatemala, es precisamente la razón por la cual debemos cambiar al país; porque luego de casi doscientos años, somos un país empobrecido, inequitativo, excluyente y racista. Nacimos como finca y seguimos siendo finca, pero esto es irreversible, les guste o no, dejaremos de serlo. Se viene la construcción de un país donde estén representados todos los pueblos en el poder y el contrato social no sea exclusivo de unos cuantos.
Usted y sus patrones dan miedo señor Morales, pero no el suficiente para no decir lo que se piensa y hacer lo que sea necesario para no volver a la muerte como solución de nuestras diferencias. Llámeme sedicioso si quiere, pero que diga estupideces permanentemente no hará que no nos demos cuenta de lo verdaderamente importante. Con CICIG o sin ella, el proyecto es emanciparnos de una clase dominante corrupta y sus operadores políticos en las maquinarias electorales. Somos ciudadanos, no lacayos.

Fuente: [http://lahora.gt/ciudadanos-no-lacayos/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Danilo Santos Salazar
Últimas entradas de Danilo Santos Salazar (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •