Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Brasil en vilo

Carlos Figueroa Ibarra

El domingo 7 de octubre de 2018 se celebraron las elecciones presidenciales en Brasil. Los resultados no son halagadores para la izquierda que encabeza Luiz Inácio Lula Da Silva. No ha sido la derecha neoliberal, artífice del golpe de estado contra Dilma Rousseff y del encarcelamiento de Lula, la que capitalizó la conjura reaccionaria que logró ambos deplorables hechos. Fue la ultraderecha representada por Jair Bolsonaro del Partido Social Liberal quien resultó el principal beneficiado de la defenestración de Rousseff y Lula da Silva. Bolsonaro se impuso en el proceso del domingo pasado con 46% de los votos contra el 29% de Fernando Haddad, el candidato apoyado por Lula desde la prisión. Las encuestas indicaban que partiendo desde abajo, Haddad empezó a subir sus intenciones de voto hasta hacer que algunos analistas vieran con precipitado optimismo que estaba en empate técnico con el candidato ultraderechista. En realidad, los números de las encuestas indican que Haddad se estancó en septiembre con un 21-22% mientras que Bolsonaro subía de 23-24 a aproximadamente 35%. Los resultados electorales son entonces un revés porque ese 35% se convirtió en un 46%. Encima de ello, hay que asimilar que la expresidenta Rousseff perdió en Minas Gerais, su lucha por un escaño en el Senado al quedar en una cuarta posición frente a los otros candidatos.

En Brasil lo acontecido refrenda el viejo refrán de “nadie sabe para quién trabaja”. EL PSDB cuyo líder es el expresidente Fernando Henrique Cardoso –activo impulsor del golpe y la injusta prisión de Lula- obtuvo apenas un 4.8% de los votos y el MDB (otro de los conjurados a través de la traición de Michel Temer) ha quedado relegado a la marginalidad. Lo novedoso es el auge de Bolsonaro, un candidato que ha defendido a la dictadura militar, ha justificado la tortura y que ha expresado posturas misóginas, machistas y homofóbicas. El triunfo de la derecha en las elecciones del 7 de octubre, augura que las previsiones que esperaban un empate técnico para la segunda vuelta entre el ganador y Haddad, quedan en entredicho. El candidato del PT tendrá que convencer al centro-izquierdista Ciro Gomes del Partido Demócrata Laborista (PDT) (12.5%) y al centro-derechista Geraldo Alckim del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB) (4.8%) para lograr en teoría una suma de votos de poco más de 45% de los votos. Pero es sabido que ese traslado de votos de un candidato a otro no es automático ni simple.

Los avatares del proceso político brasileño y en particular de la izquierda progresista han confirmado que los desenvolvimientos políticos no son lineales sino abigarrados y sujetos a involuciones. Eso es lo que hemos estado observando en América latina. Después de advertirse un avance de “la marea rosa” en la primera década del siglo XXI, hoy percibimos en América latina un auge derechista que deja a Bolivia y a Venezuela, aún más en un contexto desfavorable que no tenía hasta hace poco. Y en medio de todo, a contracorriente, en México observamos un triunfo avasallador. No hay nada escrito ni dada definitivo.

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Carlos Figueroa Ibarra
Últimas entradas de Carlos Figueroa Ibarra (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •