Autor: Mario René Matute

Mi hijo ausente, de Mario René Matute

¿A dónde  volaron tus manos/ mi dulce hijo ausente?/ Hermoso muchacho/ que te ponías los sueños/ como pantalones alegres/ para bailar con la vida/ en las esquinas;/ hasta que se rompió un compás de fuego/ y te vieron danzando con la muerte/ en una fuga sin fin/ hacia la ausencia./  Estás presente/ repiten las consignas,/exigen las proclamas,/ redobla el manifiesto;/ y tu presencia se construye tiernamente,/ en la frente de todos los muchachos/ y el aire feliz de las muchachas,/ en el futuro sin riberas/ que crece tras el dolor/ inacabable de este pueblo. Desde ayer , igual que todos los años en esta fecha del 17 de julio, mi ritmo biológico de adaptación a mi entorno inmediato se altera de una manera extraña, como si se tratara de un desequilibrio por terror, ira y soledad. Recuerdo como nos cayó la noticia poco antes de las 12 de la mañana, estando en casa de Dina en San José de Costa Rica. Un amigo abogado Chapí llamó por teléfono, yo respondí pero no se animó a contarme a mi aquella dolorosa noticia y prefirió hablar con Jimena. Ella murmuró algo en el teléfono y vino por detrás de mi en el pasillo hasta abrazarme y quedarse ahí sin poder emitir ningún sonido con su voz hasta después de conseguir un cierto control en su ritmo respiratorio me dijo apretándose contra...

Read More

Retazo expositivo acerca del hipo. Mario René Matute.

Retazo expositivo acerca del hipo La proximidad auténtica entre los seres humanos es creativa, hermosa éticamente y de un gran poder terapéutico… Son mis palabras, pero los conceptos esenciales son de Jaime Barrios Peña, catedrático y amigo. Mario René Matute El hipo me ha comenzado a fastidiar de nuevo y ha habido días en que no logro eliminarlo y me jode durante varias horas. Yo he reflexionado, lo más profunda y científicamente que me ha sido posible, en relación a las causas y el significado del hipo como una expresión no propiamente saludable del organismo y he tocado algunas...

Read More

En el silencio, de Mario René Matute

En el silencio Desprenderse del ruido de las cosas, y dejarse ganar por el silencio y apagar los sentidos nuevamente, y hundirse en la quietud del infinito es tornar a lo eterno y lo perfecto. Mis miedos dislocados y mi angustia, mi larga soledad en el vacío, mis dudas que golpean como piedras y los odios mamados desde niño, se desenroscan  y se alejan, leves, en el tiempo que corre dulcemente y me porta burbuja en su corriente. Y me voy convirtiendo en melodía que brota del silencio en calderones, enmarcada en el ritmo de la sangre que se acopla al reloj del universo. Y me mece  en su oleaje cadencioso a rozar la semilla del misterio. El silencio profundo y sin riveras, discurre más abajo de los sueños, en el oscuro envés de la conciencia. Ahí donde nacemos a la nada con la fuerza de un cosmos diminuto en que el cosmos total cabe completo. El silencio no es muerte ni es ausencia de él brota y se derrama lo existente: la vida, el pensamiento, la materia… Y es molde de las artes y las ciencias. El amor, la bondad y la belleza, en cuna de silencio se formaron y acunan y dan forma a los silencios…...

Read More

Un pañuelo, de Mario René Matute

Un pañuelo sin llanto no es pañuelo, tampoco sin suspiros, sin sombras atrapadas en sus arrugas o sin un beso escondido, limpiado a hurtadillas y doblado en seis con el pañuelo entero. Los catarros, los estornudos, los esputos y los mocos, esos se guardan en papel higiénico o se tiran en el tacho. Un pañuelo porta dolores, secretos  y...

Read More

Salir de circulación, de Mario René Matute

En el anterior mensaje se deslizó, casi sin que yo lo registrara plenamente, un lapso con todas sus escenas de nuestro exilio en México, al poco tiempo de haber comenzado a constituirnos en las circunstancias y las condiciones objetivas que aquella nueva manera de vivir nos imponían. Todo nos parecía distinto e impreciso y el reclamo emocional que pugnaba desde nuestra subjetividad por reiterar -o al menos por evocar tercamente- los estímulos, los movimientos, las respuestas y los equilibrios de un escenario con movimientos, toques y condiciones absolutamente diferentes, nos llamaba desde el fondo de nuestras conciencias y nos reclamaba respuestas frecuentemente equívocas o, por lo menos, incomprensibles por el ámbito de nuestros interlocutores y de mucho de todo lo que nos rodeaba. Jimena siempre fue mucho mas ágil para ubicarse en las exigencias de aquella necesaria instalación plena y adecuada a los patrones relacionales y emocionales de la cultura mexicana donde comenzábamos a vivir. Ninguno de los 2 incorporamos nunca a nuestro desarrollo verbal, ni el acento ni las modulaciones que todos los mexicanos que nos rodeaban o se comunicaban con nosotros, utilizaban habitual y permanentemente. (Observamos sí, que muchos chapines o de otras nacionalidades latinoamericanas, muy pronto comenzaban a modular su habla con el dejo mexicano, incluso a incorporar dichos, expresiones, palabras y expresiones bucales semejantes a los de la población que nos rodeaba). «Se pega el...

Read More

Carta para Ana María Matute, de Mario René Matute

Mi distinguida «Negrota», que no «Negrita»: Para variar mi primer mensaje se me fue a la chingada cuando quise eliminar una letra que puse equivocada y lo borró todo -de esto hace varias horas, ya que aquí van a ser las 19 horas y yo ya almorcé, ya lavé trastos, limpié la mesa e hice otra tanatada de cosas antes de volver a la compu para rehacer una respuestita a tu comunicación de esta mañana. Cuando llamaste estaba encendida la computadora, si hubieras conectado el Skype, aquí me hubiera sonado y yo habría venido a responderte. No hubiera sido muy completo como otras veces ha sido porque yo estaba atendiendo al carpintero que acababa de iniciar su trabajo para componerme el clóset de mi dormitorio, al que se le desmadraron las dos puertas corredizas. Este señor, muy eficiente, honrado y solidario, recomendado por la excelente amiga Gina Maza, de quien te contaré algo mas dentro de un momento, además de dejar el clóset como nuevo, salió a buscar una cerrajería hasta que consiguió traerme una llave para la pequeña chapa que también arregló y solamente me cobró 100 pesos ¡Baratísimo!, porque el mueble está como nuevo y él tardó varias horas realizando su trabajo, siendo que, como te decía, hasta salió a buscar una cerrajería y una llavecita para mi clóset. Georgina Maza -Gina, fue quien nos protegió, a...

Read More

Amargo recordatorio, de Mario René Matute

Mañana 17 de julio, se cumplen 32 años del asesinato de Mario René Matute Iriarte, el Tutuy, como lo nominamos desde sus primeros  días de vida,  por uno de esos «bautizos» originales y muy de familia que a mi padre, don Arturo Matute, se le ocurrían con mucha originalidad y familiaridad. Mi segunda esposa, Olga Jiménez Muñoz, y yo habíamos tenido que salir meses antes y en diferentes momentos de Guatemala para librarnos del terrorismo de Estado, entronizado cada vez con mayor violencia y destrucción desde los años 60. Nos acabábamos de reencontrar, casi por casualidad, hacía pocos días, en San José de Costa Rica. Estábamos instalados momentáneamente en casa de Dina, hermana de mi esposa. En  la mañana de aquel día, se nos volvían a prender innúmeras interrogantes y dudas sobre nuestra situación y sobre las respuestas más apropiadas y más inteligentes ante tanto vacío y tanta incertidumbre de aquella experiencia existencial tan abarcadora y tan dominante. Como  a las 11 y media sonó el teléfono ahí cerca de mi, lo levanté y respondí amablemente, mi interlocutor, un amigazo y paisano también recién llegado a Costa Rica, me pareció un tanto confundido y me pidió que llamara a mi esposa, como ella estaba a unos pasos, así lo hice y le entregué el aparato. Ella pronunció dos o tres palabras y luego de colgar el teléfono, caminó por...

Read More

Ensayo y placer conversando electrónicamente, de Mario René Matute

Ayer, conversando telefónicamente con Arturo y Pili, les comentaba que en un banco en Guatemala el inquilino de nuestra casa de la Zona 11 deposita su renta en Dólares a una cuenta cuyo objetivo teórico fue, desde que pudo hacerse así, conforme a una iniciativa de Jimena que a mi también me pareció previsora, factible y manejable. La idea central de ella fue la de que cuando la vejez nos fuera inutilizando, tuviéramos una reserva que nos evitara angustias, nos ayudara en demandas de salud e incluso de posibles viajes.

Read More

Diccionario Dixio

Nos leen en:

Historial de Artículos