Autor: Anahí Barrett

Amantes

Anahí Barrett Hacía varios meses que experimentaba los tan documentados, bochornos, sofocos, refuegos, sudoraciones nocturnas etc. etc. etc. Tenía semanas de no poder descansar. ¿Dormía? Definitivamente algo parecido le pasaba, de lo contrario hubiese sucumbido en medio del campus universitario. Y llegó la consulta… esa consulta. El Dr. Fonseca, su ginecólogo desde hacía 30 años, le impresionaba como un ser suspendido en el tiempo. Seguía siendo el mismo “niño bueno grande” en paralelo al profesional exitoso y elitista de siempre. Y nuevamente la desgastada conversación retórica tuvo lugar: “que día más caluroso, no le parece María Carlos? ¿Cómo están...

Read More

Instante de motel

Anahí Barrett Se encontraba totalmente desencantada, mas no sufría. Su decisión racional no terminaba de encajarse con su realidad emocional. Creyó ser capaz de utilizarlo, de intercambiar fluidos corporales sin compromiso del corazón. Se creyó a tal grado calculadora, estratégica, pragmática. Competente para recrear esa cualidad tan natural del macho: coger sin sentir. Preparada para perpetrar un acto circunscrito fielmente a la necesidad fisiológica. Añoró una sesión de besos después del orgasmo, una caricia en su cabello, en la mejilla. Esperó su pecho crédulo posado sobre sus muslos. Se imaginó abrazada, protegida por su figura grande y silenciosa después...

Read More

Rostro de parqueo

Anahí Barrett Una híbrida tarde de abril, lo percibí con la mirada perdida. Hacía su trabajo mecánicamente, pecando de ausente su habitual aleccionada sonrisa. Aquella que había acompañado nuestros últimos días de encuentro obligado en aquel amplio lote de cemento grisáceo. Ese espacio que de lunes a lunes acoge cómodamente a esos otros, los mezquinos seres preocupados por la estética corporal y la salud. Una salud que entienden en términos del exacto equilibrio entre carbohidratos, proteínas y grasas, y no precisamente bajo las cláusulas histórico sociales de él: tener algo que ocupe el estómago. Sin darme cuenta, me escuche...

Read More

Café matutino

Anahí Barret Habían transcurrido dos café y un pastel de banano compartido. En abierta complicidad profanaron el respectivo presupuesto mensual destinado para la ya usual depravada compra de libros. Estaban allí, desplegadas en aquellas intelectualoides sillas que se tornaron como palpablemente incómodas después de cuatro horas de conversar. Ese tiempo transcurrido, uno que convirtió un café matutino en un almuerzo temprano. Nuevamente se experimentaron cómplices en la transgresión de esa cotidianidad impuesta. Secuestrándole fugitivos episodios que les pertenecían únicamente a ellas. Y procedieron a borrar de sus memorias aquellos pequeños grandes compromisos, que cual tentáculos construyen la absurda monótona...

Read More

DIVORCIO 

Anahí Barrett Aparentemente la vida, repentinamente, adquiría una perspectiva diferente. Una que parecía ser más objetiva, aunque mucho más dolorosa. Quizá fuese porque la objetividad, irremediablemente, siempre se acompaña de algún tipo de dolor. Pero este era un dolor, cualitativamente diferente a esos otros. El que, paradójicamente, le hacía sentir más viva que nunca. Al menos más alerta que 27 años atrás. Esos 27 años de matrimonio que recién empezaba a cuestionarse. ¿Se trataba de la típica relación, en donde los conflictos siempre se justifican con la trillada oración angloparlante: “We grew apart”? No. La realidad resultaba más compleja...

Read More

Esteban

Anahí Barrett Esteban, mi “traido”. Apareció y desapareció casi simultáneamente. Me transitó en medio de la última de mis prácticas con tinte obseso compulso: aderezar mi existencia escuchando a Lila Downs. Un suceso de mi vida donde me experimenté suspendida. Siempre rondando en el apetitivo existencial de tenerlo a mi antojo y bajo mis condiciones.  Aquel episodio con mi flaco siempre logra activar esa memoria exclusiva, cuando preciso desenterrar empolvadas pinceladas de vida para inyectarme, para drogarme con ese efecto desinflamatorio y anestésico, tan necesario al enfrentar el agudo aguijonazo que nos ensarta esta eterna breve realidad llamada cotidianidad. ...

Read More

Intervalo de velorio

Anahí Barrett Ángel Gregorio Suárez Bernal acumulaba 65 años de complejo andar. Le conoció precisamente en esa gloriosa celebración de cumpleaños y terminaron compartiendo sábanas justo después de que coincidieran, aleatoriamente, para festejar su aniversario número 72. Ángel fue de esos intelectuales militantes de izquierda, pero “libre pensador”. Un sujeto social producto de la ecuación Arévalo-Árbenz. Ese tan documentado, por portentoso, episodio democrático. Uno que hoy es evocado, en el imaginario de los locales más añejos, como un lejano recuerdo, vertebrado por la frustración, el dolor, la tristeza y la nostalgia. Viejos que viven conscientes de habitar un territorio...

Read More

Instante de domingo

Anahí Barrett Un leve sopor la acompañó y le minó las fuerzas aquella mañana en la que tenía una agenda -suya, pero ajena- que una vez más debía cumplir. No había escapatoria. Nunca decidió que la hubiese. Sabiéndose incapaz de presentar batalla, respiró hondo y apagó de mala gana el despertador. Se puso su batita de existir y pausadamente se incorporó dirigiéndose a su amplia, equipada y hermosa cocina. Mientras organizaba nuevamente el mismo desayuno de todos los domingos transcurridos durante los últimos 26 años de matrimonio, se instaló -acompasada con el aura de migraña a punto de hacerse...

Read More

Diccionario Dixio

Nos leen en: