Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Las crisis que afronta el sistema de salud público son múltiples y multidimensionales.

Marcela Gereda

Como humanidad estamos atravesando una crisis global. Una especie de duelo colectivo. En todo el mundo miles de fallecidos y un personal médico cansado y vulnerable física, mental y emocionalmente. Nuestros hospitales están colapsados y el personal de salud en situación de estrés y vulnerabilidad extrema.

Afrontar la crisis del sistema de salud con una estrategia que respete el derecho a la salud y a la alimentación de cada persona, es no solo necesario sino imprescindible.

Desde la ciudadanía diversas iniciativas de solidaridad recuerdan que no todo está perdido. Una de estas acciones es Alivio para quienes ayudan, es un curso de la ONG latinoamericana El arte de vivir, es un programa dirigido a personal de salud para poder reducir los niveles de estrés y angustia que se viven en los hospitales en este momento desafiante de la pandemia, es una invitación a la respiración consciente, meditaciones y sesiones guiadas de estiramiento físico.

Nos rodea el elemento más valioso de la naturaleza. No cuesta nada. Solo hay que saber utilizarlo. Es la respiración.Respirar es necesario para nuestro organismo porque es la manera de llevar el oxígeno a cada célula y órganos del cuerpo. Una correcta respiración permite tanto el buen funcionamiento del cerebro como una frecuencia cardíaca más relajada. Además es una de las formas de eliminación de las toxinas. Respirar es vivir. La vida depende en absoluto del acto de respirar.

El niño hace una larga y profunda inspiración, la retiene un momento para extraer de ella las propiedades vitales y las exhala en un lento vagido; así da principio a su vida sobre la tierra. El anciano da un débil suspiro, cesa de respirar y la vida llegó a su término. Somos una historia hecha de respiraciones. La respiración es la más importante de todas las funciones del cuerpo porque de ellas dependen todas las demás. Podemos vivir algún tiempo sin alimento y sin agua, pero no sin respirar.

No solo nuestra vida depende de la respiración para vivir, sino que también y en gran parte de los hábitos correctos de respirar, que son los que han de dar vitalidad perfecta e inmunidad contra las enfermedades. Una respiración descuidada decrece nuestra vitalidad. Una respiración consciente aumenta nuestra vitalidad (Ramacharaka).

Dice el médico guatemalteco, Dr. Oscar Avendaño, beneficiado del curso Alivio a quienes ayudan: “para mi fue muy beneficioso porque a través de este curso aprendí que controlar la respiración es controlar la energía, eso nos ayuda para ayudar de otra manera a nuestros pacientes. Felicito a los organizadores por esta iniciativa tan importante”.

Una investigación médica, en la revista Journal Neurophysiology, avaló científicamente que el cerebro reacciona de forma distinta cuando cambiamos voluntariamente la manera de respirar, porque la actividad cerebral cambia si respiramos profundamente. “Nuestros datos respaldan el vínculo entre la respiración y la actividad cerebral, proponiendo los ritmos respiratorios como un principio organizador de las oscilaciones que se producen en la corteza del cerebro humano”.

Tuve oportunidad de hacer este taller de respiración, es un gran regalo tomar consciencia sobre cómo todas las respuestas que buscamos están en nuestra respiración. “Sigue tu nariz y serás feliz”. Controlar nuestras emociones a través de la respiración es quizás uno de los artes de vivir. Aprender a respirar con técnicas yoguis ancestrales es una ventana para una mejor claridad mental, mejor descanso, equilibrio físico, emocional, eliminación de estrés y un largo etcétera. Por cada persona que se inscriba a El Arte de Vivir se donará una beca del curso a un profesional de la salud. También se puede apoyar con donaciones.

Las crisis que afronta el sistema de salud público son múltiples y multidimensionales. De ahí que la estrategia para abordar esta crisis también debe ser en múltiples niveles. Uno de ellos es sin duda el cuidado, protección y atención del estado mental, físico y emocional del personal de salud. Ellos están en primera línea. Son los verdaderos héroes de estos días y los que vendrán. Necesitan sostenerse para poder sostener a otros. Necesitan estar en paz para poder transmitir paz.

Una investigación médica, en la revista Journal Neurophysiology, avaló científicamente que el cerebro reacciona de forma distinta cuando cambiamos voluntariamente la manera de respirar, porque la actividad cerebral cambia si respiramos profundamente.

Fuente: [elperiodico.com.gt]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Marcela Gereda
Últimas entradas de Marcela Gereda (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •