Ayúdanos a compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Aficionados a la pandereta

Danilo Santos

Nos encanta la pandereta, el ruido, la distracción, la novedad de la farándula política. De las 41 niñas y adolescentes muertas apenas se si quedan “rescoldos” en las redes, en la sociedad ya se extinguió el sensacionalismo de su muerte. Vamos felizmente de Egaña a Arjona, “encendidos” en patrio ardimiento sin lograr encender nada en realidad.

Mientras tanto, en el Congreso de la República siguen con su impresentable legislatura, pechándose cual vulgares gallitos de pelea y cruzando los dedos al mismo tiempo. Cuando llegue el culebrón de Odebrecht, entonces les pondremos atención. En lo que eso sucede, la reforma constitucional al sector justicia no avanza y se propone sellar la irresponsabilidad del Estado y la sociedad con una ley para que menores sean juzgados como adultos. Solo falta que en una de estas logren pasar por fin la ley que no permite a la CICIG y al MP investigar e imputar a los legisladores.

Mientras criticamos el acento del cantautor, “¿verá?”, inteligentillos ideologizan la justicia y se oye bramar diciendo que en Guatemala hay terrorismo fiscal y que la izquierda nos lleva a ser otra Venezuela, y como de dicho país sabemos lo mismo que Chino y Nacho saben de “guarimba”, pues nos creemos otra vez el cuento emelenista refritado.

Mientras un estribillo y otras calenturas nos desvelan, da igual si Thelma Aldana es políticamente más poderosa que el propio Presidente y el porqué. Parece que nos da lo mismo que en las próximas elecciones los partidos mueran de inanición política y democrática, siempre tendremos a la villana hermosa y arrepentida relatando cómo su jefa le robó el alma.

Mientras deliberamos sobre el derecho del Presidente a llorar o no en público, lo que nos debería hacer berrear a todos los que nacimos en esta tierra ni siquiera nos inmuta. Habrá que preguntarle a Arjona qué rima con esta insensibilidad absoluta. (Que los alcances patriotas siempre nos dejan la bondad hirsuta. Que en este país el pobre e ignorante debe escoger felizmente entre guaro o cicuta “si es que no son la misma cosa”. Que esta democracia entre permuta y permuta le tocó quedarse con una Constitución bien disoluta…)

El verde echa humo por la nariz de nuestro mapa mientras en la plaza no arde ya nada y las tuzas que se han quemado se extinguen sin vientos del norte que las “aviven”. Nos van quedando débiles candilejas o luces que no alumbran suficiente. Si no somos consecuentes con lo que sucede en Guatemala ahora, en lugar de estar a punto de reconfigurar nuestro futuro, estaremos a punto de que el actual sistema de partidos y régimen sigan ignorando la realidad que han construido y además, se victimicen.

“Ahora el sur reniega del norte porque ya no apaña su proverbial porquería, y si por Linares fuera, doña Thelma y don Iván, ya no exis-ti-rí-an”.

Basta ya de panderetas. Sin reformas al sector justicia y la Ley Electoral y de Partidos Políticos, solo tendremos más de lo mismo.

Fuente: [http://lahora.gt/aficionados-la-pandereta/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Danilo Santos Salazar
Últimas entradas de Danilo Santos Salazar (ver todo)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •