Hasta siempre Carlos Orantes Tróccoli

Carlos Figueroa Ibarra

El intelectual maya Máximo Ba Tiul me envió el pasado 9 de junio de 2017 un obituario por medio del cual supe de la dolorosa noticia de la muerte de Carlos Orantes Tróccoli. Carlos en los últimos tiempos fue académico en la Universidad de San Carlos de Guatemala y posteriormente en la Universidad Rafael Landívar. Pero buena parte de su vida fue un abnegado revolucionario de la clandestinidad en las filas del Partido Guatemalteco del Trabajo. Formó parte de la generación revolucionaria de la década de los sesenta del siglo XX que se enfrentó a la dictadura militar en el contexto del primer ciclo guerrillero y posteriormente fue de los sobrevivientes que continuó la lucha en el contexto del segundo ciclo insurgente. Fue amigo, condiscípulo y camarada de mis padres, Carlos y Edna, en la Facultad de Humanidades en los años sesenta del siglo XX. Juntos fundaron la Asociación Pro Retorno al Humanismo (APRAH) la organización estudiantil que dirigió durante muchos años la Asociación de Estudiantes de Humanidades (AEH). Mi padre fue presidente de la AEH en la coyuntura crucial de las jornadas pre-insurreccionales de marzo y abril de 1962 y luego estarían en el mismo cargo el inolvidable Mario Botzoc Hércules y luego el propio Carlos Orantes Tróccoli quien además posteriormente fue presidente de la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU).

Mi casa fue lugar de reuniones y confabulaciones en la lucha por ganar la decanatura de la Facultad de Humanidades, objetivo que nunca se logró. Sí se logró consolidar un poder estudiantil democrático revolucionario que hizo de la APRAH, una organización que debe ser rescatada por los historiadores del movimiento estudiantil universitario en la Guatemala del siglo XX. Mis recuerdos infantiles tienen presentes a algunos de los integrantes de la APRAH que llegaban a mi casa: María Rodríguez, Roberto Andreu, Mario Botzoc, Carlos Carranza, Isabel de Sabagh, Lucy Davis de Gómez, Enrique Roulet, Sergio y Elsa Licardie, Lidia Castillo, Roberto Ortíz, Augusto Medina, Enma López, Miriam Colón, Raúl Zepeda, Mario René Matute, Víctor Escobar y el propio Carlos Orantes Tróccoli. A ellos se unían mis padres Carlos Alberto Figueroa y Edna Ibarra de Figueroa. No puedo dejar de mencionar porque sería falsear la historia, el que algunas veces participó en esas reuniones una muchacha linda y aburguesada que llevaba el nombre de Judith García Granados. Mis padres y algunos más de esta lista terminaron asesinados por la dictadura militar.

Con los años, heredé la amistad de mi padre con Carlos Orantes Tróccoli. No solamente la amistad, también los años de la lucha desde la clandestinidad contra la dictadura militar. Fue Carlos un dirigente agudo y totalmente entregado. Fiel producto del movimiento comunista de la época, supo advertir el cambio de época. Al mismo tiempo le quedó de esos años una vocación por la discreción y la invisibilidad. Retornado a la vida común y corriente en el posconflicto armado, Carlos retornó a la vida académica donde sus luces fueron evidentes en campos insospechados.

Como ha dicho Ba Tiul, ¡Hasta siempre querido amigo!

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Carlos Figueroa Ibarra

Carlos Figueroa Ibarra

Carlos Figueroa Ibarra. Sociologo especializado en el tema de violencia política, terrorismo de estado, procesos políticos latinoamericanos. Autor de libros y artículos sobre esos temas.
Carlos Figueroa Ibarra