Conocer la historia de la Tierra

En Guatemala tenemos un grave problema y es que caemos en fanatismos y dogmatismos con mucha facilidad.

Marcela Gereda

Como sociedad, tenemos el gran desafío de conocer lo que somos y la historia que nos ha hecho. No creo que existan respuestas únicas ni fórmulas mágicas, pero sí tengo la seguridad que el alimento más nutritivo para hallar las salidas, son las preguntas. En Guatemala tenemos un grave problema y es que caemos en fanatismos y dogmatismos con mucha facilidad. Ello nos dificulta ir a la raíz de los problemas. Por ejemplo uno sigue y sigue escuchando que todas las demandas y las luchas campesinas son una manipulación de la cooperación internacional.

Entonces mi recomendación en estos tiempos de año que se aproxima a terminar, y de vacaciones para algunos, es comer cuestionamientos, desayunar preguntas pero no con las categorías con las que nos han enseñado a reproducir dogmas, sino desde nuevos horizontes. Por ejemplo, ¿qué tal comenzar preguntándonos e investigando cómo se formaron los grandes latifundios en Guatemala? A continuación sugiero una serie de elementos que más que respuestas y “propuestas” nos ensancharán el campo de las preguntas.

Primero, creo que es necesario dejar nuestro cascarón, con la humildad del aprendiz, escuchar, sin prejuicios, conectando nuestra experiencia a la experiencia campesina de ser y estar en el mundo. Dice Elias Canetti: que debemos mantener abiertos los canales de comunicación entre los hombres. ¿Cómo? “Deberán poder metamorfosearse en cualquier ser”. Es decir, entender quiénes son las personas que viven en el campo con vidas poco dignas y limitadas y en una situación de impotencia absoluta. A partir de ahí, se puede dar lectura a estudios críticos, que acaso se hallen distantes a lo que usted amigo lector, cree pensar:

Segundo, sugiero leer el ensayo Guatemala: un edificio de cinco niveles; de Edelberto Torres Rivas. En este, se explica que: “la sociedad guatemalteca se parece a un edificio extraño de lejos, desagradable de cerca y que produce la impresión que está a punto de implosión; es una mezcla de estilos arquitectónicos incompatibles e incongruentes: repugnante en su estructura profunda de donde se elevan con dificultad muros grises, sucios”.

Tercero, recomiendo ver el documental titulado La esencia de la Tierra, del director francés Philippe Goyvaertz, el cual da cuenta de las consecuencias sociales y ambientales del desarrollo de los agrocarburantes en el país a partir del caso de sumergirse en la realidad agrícola de Rabinal y de Petén.

Cuarto, también recomiendo la lectura del estudio publicado por FLACSO 500 años de lucha por la Tierra, en este diversos autores hacen un recorrido sobre una problemática que no parece tener salida, el de la lucha por las tierras en Guatemala. Sugiero sobre todo los capítulos 5 y 6; del autor Piero Gleijeses.

Quinto, recomiendo leer profundamente La patria del criollo: Ensayo de interpretación de la realidad colonial guatemalteca de Severo Martínez Peláez quien demuestra que “la sociedad guatemalteca conserva elementos de estructura todavía coloniales que frenan su desarrollo, hace un tipo de Historia en que no hay amor por el pasado sino urgencia de entenderlo para superarlo”.

Sexto, invito a leer el capítulo denominado: El rey azúcar y otros monarcas agrícolas, del libro de Eduardo Galeano Las venas abiertas de América Latina, el cual comienza: “la búsqueda del oro y de la plata fue, sin duda el motor central de la conquista española, pero en su segundo viaje, Cristóbal Colón trajo las primeras raíces de caña de azúcar, desde las Islas Canarias, y las plantó en las tierras que hoy ocupa la República Dominicana. La caña era una artículo tan codiciado por los europeos que hasta en los ajuares de las reinas llegó a figurar como parte de la dote”. Luego analiza el azúcar en Guatemala.

Séptimo, exhorto a no olvidar que las preguntas son más importantes que las respuestas. Buen viaje a las entrañas agridulces de esta tierra de historia contradictoria, amigo lector.

Fuente: [https://elperiodico.com.gt/opinion/2017/11/13/conocer-la-historia-de-la-tierra/]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Marcela Gereda

Marcela Gereda

Antropóloga de corazón y profesión. Enraizada en la literatura, la poesía y el periodismo. He buscado cultivar el ensayo etnográfico sobre situaciones interculturales, urbanas y rurales, tratando de dar cuenta de la dinámica de las hibridaciones y los mestizajes culturales que articulan las mentalidades de conglomerados en situación de marginalidad, como ocurre con las mujeres del Sahara Occidental que han vivido en España y Cuba y que han tenido que volver a los campamentos de refugiados, y con las maras y los mareros de Centroamérica. También ha trabajado para los derechos de salud reproductiva de mujeres indígenas.
Marcela Gereda