El conservador que visualizó el futuro

Manuel Villacorta
manuelvillacorta@yahoo.com

El extinto profesional Humberto Preti, hombre conservador pero de aguda capacidad para interpretar la realidad económica nacional, publicó hace dos años en el diario Prensa Libre una columna de opinión titulada: ¿Por qué no cerramos la tienda?  Apunta en forma directa: “Mientras nuestros socios comerciales fomentan el empleo y la inversión, en Guatemala se desestimula, se ataca y se destruye”.

Preti hizo un repaso de los principales motivos que están desestimulando las inversiones. Citó las invasiones a las fincas, hizo referencia a la complejidad burocrática municipal que impide perversamente la ejecución de construcciones y los cada vez más complicados trámites para exportar e importar productos diversos.  No dejó de mencionar el flagelo de las extorsiones, la conflictividad social y la mediocridad secular de los gobiernos para enfrentar la crisis nacional.

Recuerdo que en una ocasión concilió criterios conmigo —hecho sucedido en uno de los fraternos encuentros promovidos por el licenciado Alberto de Aragón— referente a que ciertamente también hay sectores obtusos a los cuales les genera mucha preocupación la transparencia financiera y que se han opuesto a la desaparición del llamado secreto bancario, aduciendo que eso implica inminentes riesgos en su seguridad personal. Estuvimos de acuerdo además en que estos sectores no esconden su secular oposición al pago de impuestos, así como su rechazo a la modificación de la Ley Electoral, en donde se pretende regular el financiamiento político. Esto porque les cierra las puertas para tener una poderosa representación parlamentaria, tendrían menor derecho a los picaportes ministeriales y menor incidencia en las decisiones presidenciales.

Sumados los argumentos de Preti y los cada vez más evidentes movimientos al interior de los grandes empresarios locales, la expresión: ¿Por qué no cerramos la tienda? Estaría tomando auge. Esto no implica abandonar de golpe las empresas; implica reducir inversiones ya planificadas, reducir operaciones y, en caso extremo, vender estas empresas a capitales foráneos. Después de todo, las diez familias más poderosas de Guatemala ya internacionalizaron sus inversiones. Guatemala sigue siendo una plaza importante para sus operaciones industriales, comerciales o financieras, pero ya no es la única.

La conclusión lógica radica en que después del tsunami de la globalización, asoma ahora el tsunami del “sometimiento a nuevas reglas de juego”. Si el gran capital local desiste ahora y se marcha —como pareciera ser— se habrá ejecutado el jaque mate que muchos esperaban. En lo social quizá esto implique más ventajas que desventajas, porque el capital foráneo estará condicionado a ajustarse a nuevas normas. Para eso están la OMC, la OIT, la Cicig y la SAT, entre otros. La vigencia de un modelo económico local tradicional habría terminado, mientras la norma devenida de la agenda global estaría afianzándose y dando paso a un nuevo modelo, en donde la presencia del capital transnacional sería la última fase de la expansión capitalista mundial.

Un aspecto cualitativo sería que se estaría dejando un espacio de acción muy importante para los pequeños y medianos empresarios, hecho que de aprovecharse vendría por primera vez a fortalecer la economía nacional desde su propia base. Es evidente que no existe un plan estratégico para favorecer lo anterior, pero que ineludiblemente debe ser considerado en un próximo gobierno que, en efecto, además de capaz, vele por los intereses integrales de toda nuestra población. Definitivo, Humberto Preti, un conservador que visualizó el futuro.

Fuente: [http://www.prensalibre.com/Tag/Manuel-Villacorta/95199]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de <a href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/es/” target=”_blank” rel=”noopener noreferrer”>Creative Commons</a>, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

Manuel R. Villacorta O.

Manuel R. Villacorta O.

Doctor en Sociología Política. Universidad Pontificia de Salamanca, Summa Cum Laude. España. Licenciado en Ciencia Política. Universidad de San Carlos de Guatemala, Guatemala. Es autor de varios libros y publica una columna semanal en Siglo 21.
Manuel R. Villacorta O.