Candidatos a Rectoría en la USAC: Retos de la Innovación Educativa

Santos Barrientos
santosbarrientos3@gmail.com

Actualmente tres son los candidatos que buscan quedar electos en el periodo 2018-2022, pero existe un remanente circunstancial que aún no queda claro y es la procedencia de los fondos utilizados para su campaña, por lo que se hace necesario e importante que presenten quiénes son sus financistas o la forma en la que obtienen los recursos, porque si pregonan la transparencia es momento de llevarla a la praxis (práctica). Sin embargo, lo importante no es encasillar quien es el mejor candidato para rescatar la academia, lo importante es enfatizar que no se trata de una maratón, como ocurre en la política nacional, quien aporta más es el ganador y es apoyado por los poderes lóbregos.

Son grandes las brechas que se necesitan cerrar en la academia, donde el diario vivir es el escepticismo social y donde persiste uno de los grandes retos que se tiene que enfrentar el futuro rector o rectora y es el estigma “imborrable y contagioso”: la corrupción. La USAC sigue enferma del anacronismo, se le ha politizado al nivel  de hacer corrupción; la política de la academia se ha vuelto en un enjambre que busca multiplicar los encargados de favorecer a la política nacional.

El futuro rector o rectora debe estar consciente que no es una maratón donde el más alígero logrará llegar a la meta, la academia, al igual que el país, sufre de un descontento social, y esto se debe a la falta de compromiso. La responsabilidad con la universidad se empezará a vislumbrar cuando el liderazgo implantado en la rectoría comience realizando acciones de desarrollo para todos: fomentar el desarrollo tecno-educativo, velar por la correcta transparencia y manejo de fondos, incentivar la investigación científica, desarrollar las capacidades artísticas y culturales, entre otros.

En estos días se desprecia la educación y se fomenta el canibalismo, los miles de alumnos que entran a la universidad buscan aumentar sus competencias para el desarrollo personal, se ha perdido el valor crítico de un universitario contra las situaciones atroces de los acaudalados.

La rectoría implica un perfecto compromiso con el alumnado y más que al alumnado, con la sociedad que exige más personas con sentido crítico y que aporte para dejar un legado, no nos hagamos de la vista gorda hay varios chichipatos en busca de hacer crecer su billetera con la academia.

En el mercado de la educación se venden los sueños y las ideas, el sistema educativo se ha vuelto lo que en palabras de Eduardo Galeano es “Patas Arriba”, unos alimentan la corrupción y otros se fortalecen en la esperanza, yo creo que la oportunidad de rescatar la academia es ahora, las armas son el pensamiento crítico y la proliferación de ideas innovadoras.

Pueden parecer pintorescas y hasta simpáticas las propuestas de los aspirantes a rectoría, sin embargo hay algunos que en el fondo encubren meras expresiones que solo quedan en el tintero y no se llevan a la práctica, esto nos demuestra que son muchas las telarañas que quedan ensuciando los ojos. Pero, de algo estoy seguro y es que la corrupción y el Estado de Derecho beben de las mismas fuentes y escupen palabras parecidas, lo importante en estas elecciones es que el futuro rector o rectora aproveche al máximo los recursos e innove la academia por todos aquellos estudiantes que tenemos sed de verdad y justicia.

Fuente: [http://www.muralrojo.com/2017/11/camino-la-rectoria-usac-retos-de-la_28.html]

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Santos Barrientos

Santos Barrientos

Estudiante en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de San Carlos de Guatemala.
Diplomado en Liderazgo y Comunicación Política.
Tiene cursos en Derecho Constitucional y composición Literaria.
Santos Barrientos