El Maestro tigre

Rolando Enrique Rosales Murga

Su puño cerrado es un martillo al golpear, sus dedos como flecha hienden la corteza de los árboles; sus patadas son un trueno cuya sombra no se ve. Sus ojos son los de un dragón, y al verle agazapado con las zarpas prestas, cualquiera diría que es un tigre. Su cuerpo es fuerte como el guayacán, pero flexible como el bambú. A fuerza de lacerar su cuerpo contra árboles el mismo parece ya una corteza. Sus nudillos destrozados, más recuerdan la pata del tigre al ver su puño cerrado. Su espalda poderosa carga la montaña como Er Lang. Su corazón se ha purificado, abriéndose a lo trascendental como Louhan, sus palabras pausadas más suenan a recitación de sutra. Tigre negro sale de la montaña, el gorila furioso ataca al tigre, tigre y dragón se presentan; su cuerpo se eriza como el de un gigante félido y sus venas se van llenando de sangre conforme su cuerpo crece. Es la camisa de hierro, que ha transformado su cuerpo endeble en un duro diamante y ha hecho sus pulmones rebosar con límpido oxígeno, purificando mente y cuerpo, no es este el cachorro de tigre que hace tiempo comenzó el camino por esta montaña. La estepa se llena del restallar explosivo de un rugido cacofónico, gutural, estertoroso. Tiembla la montaña entera cuando el tigre viene bajando, pues saben que su ferocidad es desmedida. Lleva en su mente el recuerdo de lo duro de la vida. A guisa de sufrimientos aprendió a soportar, y ahora que está preparado para lo que venga, le ven atento mirar el horizonte, mientras practica una meditación en movimiento del estilo dragón. Así como los mayas se unían a su animal protector este maestro se ha hecho uno con el tigre, adoptando sus maneras. Que esta jungla de cemento está llena de depredadores carroñeros, chacales montoneros y serpientes que atacan por la espalda.

Narrativa y Ensayo publica este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Rolando Enrique Rosales Murga

Rolando Enrique Rosales Murga

Rolando Enrique Rosales Murga, 26 años, se dedica a la panadería tradicional. Escribe desde los 12 años. Su obra ha aparecido en las revistas mexicanas Catarsis y Papalote. Ha participado en certámenes y antologías a nivel latinoamericano. Su obra ha sido leída en radios de Colombia y España. Ha ganado certámenes a nivel local y sus poemas han sido objeto de estudio en tesis de los alumnos de Derecho de la promoción 2016 del Centro Universitario de Jutiapa de la Universidad de San Carlos de Guatemala.
Rolando Enrique Rosales Murga

Latest posts by Rolando Enrique Rosales Murga (see all)