Autor: Adeleón

Air-am, de Alejandro de León

Porque siempre que te ausentas, Es mi herida golpeada por el viento, Y aun así, sigo siendo arrastrado Por la huella de tus besos; Es menester pensar que sólo un loco Soportaría castigo tan salvaje y atroz, Pues no hay mayor tortura que olvidar lo presente; Y aun así, sigo interno en el malcomió de tus hechos… ¿Pero? ¿Por qué yo? ¿Por qué a mí? ¿Tan grande es la pena de mis acciones pasadas? Pero si siempre fui un amante fiel de sus cuerpos ¡Aunque no de sus besos! Siempre apasionado disfrute de sus pieles ¡Aunque nunca estuve en sus redes! ¡Y es que tú! Tú siempre inmaculada tan presente, Como sanadora eficiente de aquella institución, Inyectando el elixir destilado de tu pigmentado cuerpo; Prolongando siempre el recuerdo de aquel infante amor… Y sigo cuestionándome, noches en vela, Desde aquella sombría prisión en atadura: ¿Estoy solo yo y mi locura? ¿Estoy solo aferrándome a las marcas de tu piel? ¡Mujer! Espérame en el horizonte Que en el viaje necesitare de un hogar… ***   Adeleón…………. Sigueme: http://www.facebook.com/lalo.smalls...

Read More

Pérdidas y Ganancias, de Alejandro de León

Esta noche soy tuyo completo, Puedes tomar lo que quieras de mí; Utiliza todas tus artimañas, ¡por favor! Desecha las ganas que tengas de mí. Llevaremos en pie el acuerdo, Este que nos trajo hasta aquí; Acá el amor queda ajeno, Deseo, locura y desenfreno Ambos lo quisimos así. Sin amor, sin piedad; es pasar por pasar, De una cama a otra. No hay un punto final; una farsa total, No existe una derrota. Ambos ganamos experiencia, Y perderemos algo mejor. Que no haya lágrimas de desacuerdo, Las caídas nos han vuelto así; Sin reproches, sin revuelos: Bota el vestido, quédate así. *** Adeleón Sigueme: http://www.facebook.com/lalo.smalls...

Read More

Acertijos de un pensador, de Adeleón

Acertijos de un ser pensante, Ahora miembro de este mundo. Dueño de lo cotidiano, de ideas inusuales; Así es el hombre que conocí en aquel bar. Ha derramado la última gota, La virtud ya no es amiga. El tiempo ha gastado su libertad, Se rodea de estrategias Para acortar su verdad; Se inyecta de artilugios Para poder respirar. Perdió la bondad, En una mujer náyades; Mujer de agua dulce Que dio a beber sus encantos: Lo oculto en la sabana, Le exilio en manantiales; Extravió la razón de su por que. Sus cabellos enredaron La mente de aquel poeta errante, Ahora naufrago del fondo de esta copa. Dueño de la nada, de ideas inusuales; Así es el hombre que conocí en aquel bar. ***   Adeleón Sigueme: http://www.facebook.com/lalo.smalls...

Read More

El retorno, de Alejandro De León

Se han regresado a mi todas las ideas guardadas En aquella alcoba de los recuerdos reprimidos, Todo lo realmente importante retorna De forma hiriente a este espíritu solitario; Creo que ahora al fin he regresado. Anduve de gira por el mundo olvidado, Por el mundo de los ya abandonados; Aquella amistad sincera duro tan poco: Así es el sabor del néctar en la boca, ¡Toda una farsa! ¡Una farsa! La escena de la vida en manos de la mentira, La conveniencia mueve los hilos del títere Ya sea a favor o en contra de lo que le plazca: Esto nos han dejado aquellos que se fueron, Aquellos que ya no son y que por siempre serán. Los recuerdos emergen a la mente de un despistado; Distraído de la vida, se ha encendido el interruptor, De un estado llamado “en piloto automático” El cual borra toda tristeza, quita toda amargura Y paraliza todo sentido, pensamiento sin razón. No es tan importante recordar lo que ha pasado, Valioso es retomar lo que antes se ha vivido; Un buen recuerdo llega hasta que el dolor padece, La caída y la desdicha llegarán a regirme sabio; No necesito piedad, soy culpable de mis males. La razón por la razón es un estado sin sentido, Nada llega a mejor sin haber vencido a los de atrás; La gran comedia de la vida, la actuamos...

Read More

El refugio del poeta, de Alejandro de León

I. ¿Por qué te recatas en lobreguez? ¿Por qué llamas a mi puerta y luego te escondes? Pasa adelante, acomódate y hazme compañía; ¿Te sirvo un trago o prefieres ir directo al punto? Aunque en mi situación prefiero el scoth como ayuda. Te doy la bienvenida a mi mundo, Hemos de sumergirnos en el vació por un rato. Te recuerdo, estaremos solos: Nos será de bien por un tiempo, Nos será de bien mientras encuentre la cura… II. La muerte rodea mi hogar, En espera del momento más débil de mí ánimo; Desea ver llover vino tinto del cielo, Quisiera apoderarse de mi hora más oscura. Horas vacías que se van, Perdidas en la inmensidad del tiempo; La vida de relación Es sucesión de accidentes pasajeros. El temor a la distancia Se apodera de cada sueño, El eterno durmiente no despierta Sin pensar en el rostro de aquella. Morada fugitiva en la que habita el león, Junto a la pantera incesante de una comedia Divina; ¡Regresa cuando puedas! Regresa mientras viva el instinto. He de estar listo cuando el flagelo de la vida Acaricie la delicada piel de mi destino: Esta fortuna que se muda golpes de viento Pero aun así no logro divisarle. ¡Soledad! Es sombra que sigue mis pasos cautelosa, Aun sabiendo que a ella es a quien mas temo Y es a ella quien ahora demando...

Read More

Líbranos de todo mal, de Alejandro de León

Plegarias vacías menciona el superfluo, Justificado por la ira que llena su pasado atroz; Se fía cobarde del filo de la navaja, Que de una simple súplica dirigida al creador… ¡Traidor! Se grita a si mismo al perder su honra, Se jacta irreverente de ser un enviado del cielo; Cambiando monedas por un cuello a la horca, ¡Bravo! Tus alas te han delatado ser supremo… Lo que fue no puede ya dejar de haber sido, Pues una idea es tan inmortal como una pedrada; Peste negra de sombra te ha cubierto, Aquella Fe, que al creer no observa nada… El cielo, el purgatorio y el infierno has concebido, Fuera de este mundo no me sirve de nada; Pues la postura de los hombres has invertido, Al repudiar aquella triste y vana plegaria… Líbranos del mal imbécilmente has pedido, Al limpiar la culpa de aquel filo de navaja; ¡No me dejes caer en tentación! ¡Hoy te pido! Pues de mi alma la ira no ha sido sanada… ***...

Read More

Dos almas en mi pecho, de Alejandro de León

¿Quién soy? Dos palabras que dan giro a mis prejuicios Y al final ésta se convierte en una interrogante. ¿A dónde voy? ¡Una respuesta que ya debería de saber! Aunque no lleve en el equipaje el juicio como guía. ¿Por qué me hago estas preguntas? ¿Acaso sobra el tiempo para perderle en reflexiones? ¿O es la duda la que me invade? -Pobre espíritu atormentado- Aun así me he considerado héroe falso de juergas ¿Tan poco placer me basta para encontrar la vida gustosa? Pretencioso como luz de noche, sombra de día, -Trata de concebir el significado de nacer luego morir- ¡Oh Dios! Simplemente soy dueño de almas chocantes Como ideales opuestos a fin de un argumento, Simplemente una definición “Dos almas en mi pecho” Y te juro, y te aseguro que eso no me es grato… Al cerrar el telón el sufrimiento usa mascara de dicha Y la jovialidad me hace atisbar en penumbra y soledad; Confundidos mis alrededores con el cambio de mis actos, Echo abajo y erijo la escena con mi temple bipolar… ¡Y sé que soy culpable! ¡Es mi maldición! Animal y hombre no se han encontrado, El estar satisfecho ya no es tu don… ***...

Read More

Odios e Ideales, de Alejandro de León

I. ¡Hipócrita! Exiges tanto de mí ¿Y tú que obsequias? Lástima y tristeza es lo que me provocas, Tratas de cubrir tus errores culpando inocentes ¡Aunque se que no lo soy del todo! Tengo cola que me pisen y esta es larga, Pero prefiero cola de serpiente que rabo de cerdo; Nunca sabré cubrirme de lodo, pero la astucia No me dejará morir. Estoy harto de sermones vacíos, sin sentido; Es como predicar evangelio sin santidad propia, Como acusar al asesino siendo sobornada la ley ¡Y no hacemos nada! ¡Nunca haremos nada! El error me ahoga como mares de incertidumbre y he llegado a conformarme con una pequeña boya ¡El mar es mío! ¡Tonto! ¿Qué me ha pasado? ¿Qué me hace falta? Soy capas de provocar lastima En quien no merece tristeza, sientes más dicha de La que te es digna y la arrogancia la he perdido Por tus egos… ¡Ya no quiero que me juzgues! Digno es ser juzgado por la virtud o por los dioses; Que me juzgue Orfeo si carezco de arte, Que me juzgue Venus si soy falto de amor, Que me juzgue Dios si soy o no santo. Pero en tus manos, tu juicio me importa muy poco; Pues tus manos no se han ensuciado lo suficiente; Te falta valor para llegar a la cima ¿Y me juzgas? ¡Yo que aprendo a caminar! Nunca...

Read More

¿Cómo se mata por amor?

En la alacena se esconde un arma peligrosa Y en el alma traicionada ya hace otra más, Ira y venganza se mezclan filosas Pariente importante de navajas al azar; ¡Su propósito principal! Arrancar el corazón, Eliminando la pasión y el recuerdo del ser amado; Aquel ser que por lujuria vilmente ha traicionado El pacto fiel jurado en aquellos hermosos días… Apresura el paso hacia aquel viejo boulevard, Quiere eficazmente encontrarles en el acto; Hotel de dos estrellas la guarida para amar Conocido por infieles “La pensión d´ Monte Carlo” Al entrar por la puerta, esperada recepción, Cordialmente a la espera se encuentra el amo de llaves: Prestaos la llave de aquella sucia habitación, Cuarto 204 el santuario de los infames… Al subir las escaleras se acelera el corazón, Observa un pasillo largo, los nervios ya le invaden; En busca de aquel cuarto que resguarda una pasión, Maldita por los dioses –Ellos ya muy bien lo saben- En el cerrojo ya la llave ha sido introducida; Un giro desmantela aquel velo de los ojos, Aquel ser por el que ha sacrificado su vida, Se encuentran enredados entre brazos calidosos… ||. Adentrada la victima en aquella habitación, Observa con detalle aquellos dos cuerpos hermosos: Desnudos y dormidos por aquel acto vigoroso, Que al recordar encoleriza la mortal decisión. Las manos de ella que aun rodean su cintura, El rostro sonriente del...

Read More

¡Esta mi boca!, de Alejandro de León

-Quiero decirte, Que desde hace mucho mis ojos No observaban mujer más bella como tú. Mis manos, no tocaban piel Más suave como la tuya, Y mis labios no temblaban tanto Como en presencia de los tuyos; Mis ojos te lo agradecen, Mis manos te rinden reverencia Y mi boca quiere regalarte un beso Como homenaje a tu presencia.   -Tus ojos pueden observar todo mi ser, Tus manos pueden palpar todo mi cuerpo Pues esta noche soy tuya; Y mi boca, esta mi boca, Se muere por recibir Ese obsequio de tu boca. La besó con tanta pasión Que sus bocas se negaban a desprenderse; Ella acaricio sus cabellos y llevó su mano Hacia el rostro joven de aquel amante, Hasta que se desprendieron Ambos de sus bocas deseosas de más.   *** Adeleón...

Read More

Ella, de Alejandro de León

Esa tarde pensé tanto en ella Que mi mente era ella y su esclavo yo. Quería pensar solamente en el ahora, Pues sólo el ahora me daba salvación. ¡Afuera el mañana! El mañana es triste, En el mañana no se encontrará ella; Tomara un vuelo a muy temprana hora, Llegada la tarde lejos estará su amor… Quería estar en soledad junto a ella, Desee bailar un momento con su aroma: Agitar sus cabellos, beber de sus labios; Y sentir sus te quiero como hasta ahora. Como sólo ella me los podía susurrar; Pues esa tarde sólo pensaba en ella, Pensé tanto en ella que mi mente era ella Y su esclavo yo… Ha terminado la sensible canción, Aquella melodía que era nuestra favorita; Quedó guardada en nuestras memorias, El baile nos llevó al deseo y el deseo al amor. Como podíamos evitar dejarnos seducir por él Si nos sentíamos vivos en vivirlo en cada paso, Se recostó sobre el lecho de aquella habitación Y mi cuerpo se unió al llamado de sus ojos pardos… Me dispuse a desnudar su tembloroso corazón, Mi mano palpó agradecida aquellas dos piernas, Las cuales ella dejaba acariciar con seducción: Estas se deslizaron como agua entre arenas; Toqué por un instante el suave edén de su razón, Viaje moroso y sabio por su delicado vientre, Su vientre blanco con aquel aroma a pasión. Observé aquel lunar...

Read More

Viajero inusual, de Alejandro de León

¿Acaso soy culpable por llevar la aventura en mi sangre? ¿Acaso soy un asesino por matar lo sedentario en mí? Soy extranjero en los corazones y residente en el olvido: Y me he percatado de llevar tus besos en la maleta. Ahora me voy, inicio el viaje; sigo el camino y borro las huellas: Que nadie me siga, que nadie me recuerde, ¡no aun! Aun no he hecho suficiente para renovar los mitos; Aun no he hecho suficiente para tener tu amor. No quiero conservarme, ¡No! Quiero desaparecer para ser del otro lado; Como un eterno huir de si mismo, ya me es necesario- Se muy bien la fecha de mi partida, ¡El regreso no lo se! El viaje es peligroso, aun más el detenerme; O el querer vacilar, ¡No quiero mirar atrás! La sal me paralizaría como mares de incertidumbre. ¡Oh el seductor azar! Me apartare de la ruta, ¡Lo se! Soy dueño de la nada, soy amo del momento, Soy ese momento; lo puedo maniobrar, ¡Es mío! Y a pueblo que llegareis, haréis lo que viereis; Llegareis a ser señor de lo inusual y lo olvidado. En el olvido dejare las penas y arrojare migas en la ruta; Tal vez en lo incierto te acuerdes de mí y me busques: Aunque ya estaré tan lejos de lo que un día fui, Aunque ya no puedas perderte estando...

Read More
  • 1
  • 2

Diccionario Dixio

Nos leen en: