Mes: junio 2015

Izquierda. Pablo Iglesias.

Izquierda Pablo Iglesias El autor analiza las razones del enfrentamiento entre Podemos e Izquierda Unida. Cuando IU dijo ‘no’ a Pablo Iglesias. Crecí en una familia con memoria, en la que mi abuela nunca dejó de hablarme del fusilamiento de su hermano, socialista, en 1939. Soy nieto de un condenado a muerte, también socialista, cuya pena fue finalmente conmutada por 30 años de los que cumplió cinco. Mis padres fueron militantes comunistas cuando en España era un delito serlo y mi padre conoció Carabanchel por repartir propaganda. En mis primeros recuerdos de infancia me veo de la mano de mis padres en las manifestaciones anti-OTAN y en los mítines de Izquierda Unida en Soria, en 1986, cuando mi padre fue candidato por esa provincia al Congreso (se pueden imaginar el resultado). Con 14 años ingresé en las juventudes comunistas y milité durante años en el movimiento estudiantil y en los movimientos contra la globalización y la guerra. Cuando acabé el doctorado y gané una plaza de profesor fui uno de esos docentes heterodoxos que van a manifestaciones con los estudiantes y que incluyen a autores marxistas en la bibliografía. A diferencia de la mayoría de los ciudadanos de mi país, me sé de memoria La Internacional. Llevo la izquierda tatuada en las entrañas con orgullo y me reconozco en ella pero, quizá por eso, conozco bien sus miserias y,...

Read More

¿Qué quedó de las movilizaciones? Marcelo Colussi

¿Qué quedó de las movilizaciones? Marcelo Colussi mmcolussi@gmail.com https://www.facebook.com/marcelo.m.colussi Guatemala vivió en estos últimos dos meses una situación inédita: luego de años de desmovilización, de letargo político, más aún: de miedo y parálisis en este campo, se rompió ese largo sueño. La población, más allá de todas las consideraciones que puedan hacerse al respecto, despertó. No puede decirse en modo tajante que haya habido cambios profundos en la historia de la sociedad guatemalteca. Pero, ¿acaso alguien los esperaba? En todo caso, habría que precisar con exactitud de qué cambios se está hablando. Si de algún modo se esperaba una transformación radical del estado de cosas… ¡se era un iluso! O un desubicado. Lo que sucedió fue un despertar en las ideas políticas de la población –habrá que ver si mínimo o no, “llamarada de tusa” o no, quizá esperanzador a mediano plazo–. Lo que queda claro es que hubo un panorama nuevo: ¿se había visto alguna vez a jóvenes de la liberal Universidad Marroquín junto a los “revoltosos” de la USAC? Grafiquémoslo con un ejemplo puntual, muy elocuente: el lunes pasado, cuando la ex vicepresidenta Roxana Baldetti se presentó a declarar a la torre de Tribunales, algunos ciudadanos de a pie, al ver de quién se trataba el personaje en cuestión, comenzaron a increparla al grito de “ladrona” y “corrupta”, pese a su nutrido grupo de guardaespaldas. Eso hubiese...

Read More

Cuando el poder popular sale del armario. Antoni Aguiló.

Cuando el poder popular sale del armario Antoni Aguiló La madrugada del 28 de junio de 1969, los clientes del bar Stonewall, se rebelaron contra la violencia policial. Al grito de “¡poder gay!”, la chispa de la liberación LGTB se encendió en forma de un movimiento espontaneo de resistencia que duró varios días. A día de hoy, la lucha por la emancipación sexual cuenta con varios desafíos: despenalizar, despatologizar, descolonizar, despatriarcalizar y desmercantilizar. Dice Boaventura de Sousa que la realidad está dividida por líneas metafóricas que crean abismos de silencio y nulidad. Son espacios de negación de la humanidad, de marginación, de exclusión radical y de desigualdad donde las poblaciones son producidas como inferiores e invisibles. Allí han sido abocados los sujetos y grupos oprimidos por las distintas formas de dominio económico, social y cultural, como las mujeres atenazadas por la violencia patriarcal o los migrantes que naufragan y mueren en el Mediterráneo. Cruzar los abismos implica hacerse visible y cuestionar la condición de explotado, dominado y estigmatizado. Hace hoy 46 años uno de esos abismos empezó a cerrarse gracias a la revuelta de Stonewall, que marcó el surgimiento del movimiento internacional de lucha por el reconocimiento de los derechos civiles de gays, lesbianas, bisexuales y trans (LGTB) en Norteamérica y Europa occidental. Como otros bares semejantes, el Stonewall era un gueto nocturno donde la comunidad LGTB podía hacer...

Read More

La diáspora de la aldea global. Gerardo Guinea Diez.

La diáspora de la aldea global Gerardo Guinea Diez El filósofo español José Ortega y Gasset, en su exilio en Argentina, a mediados de los cuarenta confesó que “…Mi vida aquí no tiene historia posible porque es la suspensión total de una vida.” Había logrado huir de la Guerra Civil Española, un drama que lo llevaría a escribir que “El desterrado siente su vida como suspendida: exul umbra, el desterrado es una sombra, decían los romanos.”. Esa calamidad, sin duda, es bien conocida por América Latina. Todo el siglo XX fue una región de refugiados y asilados políticos. Aunque, también, de fuertes migraciones por razones económicas. Ilustres personajes, como Neruda, Asturias, Galeano, Cortázar, Juan Gelman, Luis Cardoza y Aragón, Mario Monteforte Toledo, Carlos Illescas, entre muchos, peregrinaron a lo largo y ancho del continente por razones tan pedestres como por no pensar como el gobierno de turno. A su vez, cientos de miles de personas sufrieron similar escarnio. Chilenos, uruguayos, argentinos, salvadoreños, fueron testigos de los horrores del siglo pasado. Los más de 200 mil refugiados guatemaltecos en la frontera sur fueron el más fiel testimonio de la esquizofrenia política de esos años. Según el estudio La patria interrumpida. Latinoamericanos en el exilio siglos XVIII-XX, muchas de estas personas presentaban la “sicopatología de refugiado”, que consistía en un estado angustioso depresivo motivado por el desprendimiento de su núcleo familiar...

Read More

¿Qué es eso del arte popular? Marcelo Colussi

¿Qué es eso del arte popular? Marcelo Colussi mmcolussi@gmail.com, https://www.facebook.com/marcelo.colussi.33 El arte fue, históricamente, un producto destinado a pequeñas minorías, a las elites dueñas del poder y a iniciados. Con la llegada del capitalismo y su gran producción masificada, en el siglo XX también pasa a ser una mercadería más para consumir. Surge así el arte de masas, la producción artística en serie dedicada a la gran muchedumbre de consumidores. Pero aparece entonces la pregunta: ¿es eso verdaderamente arte popular? ¿Qué entender por tal? Definir lo popular es complejo. Puede tomárselo, desde una posición conservadora, de derecha, en sentido casi despectivo, contraponiéndolo a elegante, a refinado. En ese caso, lo popular es opuesto a aquello de “buena calidad”, por tanto más bien tosco. En otro sentido, con un carácter positivo, de afirmación -posición que encontramos en las izquierdas políticas- popular tiene el valor de reivindicación, de grito de protesta. Así, lo popular se opone a lo elitesco. Pero en verdad ¿qué es el arte popular? ¿El surgido espontáneamente del pueblo? ¿Las composiciones anónimas como “La cucaracha” o “Green Leaves“? -¿quién no las tarareó alguna vez?-. ¿Los versos que podemos encontrar en cualquier pared de un baño público? ¿Las canciones de Silvio Rodríguez? ¿Un mural de Diego Rivera? ¿Una comparsa callejera? ¿Es arte popular una película de Chaplin, (el actor más visto en la historia) o una pieza de The...

Read More

El Papa ambientalista. Carlos Figueroa Ibarra.

El Papa ambientalista Carlos Figueroa Ibarra Recuerdo muy bien  mi escepticismo  en marzo de 2013 cuando Jorge Mario Bergoglio,  Cardenal y Arzobispo de Buenos Aires, se transformó en Francisco, Papa de la iglesia católica. Sostuve un intercambio epistolar con mi querido colega argentino Daniel Feiernstein, uno de los grandes especialistas en el tema de genocidio, y con mi amigo y colega Rolando Alecio.  Daniel sostenía que venía  un Papa distinto a los reaccionarios Wojtila y Ratzinger. Los antecedentes de Bergoglio me inspiraban  escepticismo por no decir antipatía. Su actitud ante la dictadura argentina, me parecía obsecuente para decir lo menos. Dicho sea de paso,  la conducta de la iglesia católica argentina ante la dictadura militar fue  un aberrante colaboracionismo y  cómplicidad ante el genocidio perpetrado en Argentina. Y la conducta de Bergoglio ante los gobiernos de Kirchner y de Cristina Fernández, tampoco fue la mejor. No olvido que en el transcurso del intercambio de ideas, le dije a Daniel que deseaba equivocarme en mi escepticismo y que lo reconocería si así fuera. Hoy reconozco que el Papa Francisco no ha cesado de sorprenderme desde hace algún tiempo. Sus primeros gestos como no usar la esclavina, vivir fuera del Palacio Arzobispal y usar el metro, me parecieron formas novedosas que encubrían más de lo mismo. Pero su intervención en el Encuentro Mundial de Movimientos Populares el 28 de octubre de...

Read More

Chile: 1975-2015. Ezequiel Fernández Moores.

Chile: 1975-2015 Ezequiel Fernández Moores Autorizados a subir a la tribuna, los prisioneros gritaban “goooool” cada vez que la máquina cortadora de pasto entraba en uno de los arcos. Era apenas un momento de distensión que no figura en las crónicas que recordaron estos días el horror que fue el Estadio Nacional de Santiago de Chile, donde hoy se abren los cuartos de final de la Copa América. El artículo más reciente, publicado el miércoles pasado por The New York Times, desnuda el cinismo de los inspectores de la FIFA enviados en 1973 por el presidente inglés Stanley Rous. El brasileño Abilio D’Almeida y el suizo Helmut Kaser prefirieron mirar el estado del césped y no debajo de las tribunas, donde unos 3000 presos sufrían torturas. Nada dice en cambio el diario sobre la CIA que, por orden del entonces presidente Richard Nixon, jugó un rol clave en el golpe del 11 de septiembre de 1973 contra el presidente electo Salvador Allende. Pasaron más de 40 años. El estadio escuchará acaso esta noche gritos de goles verdaderos. Es una Copa América sin la CIA. Pero con el FBI. La investigación del gobierno de Estados Unidos, que golpeó el negocio del fútbol sudamericano, tiene hoy a la Conmebol sin dinero para pagar los premios del torneo. Casi sesenta ciudadanos de Uruguay, rival esta noche de Chile, estaban presos en el...

Read More

Entre el legalismo y la dilación. Mario Roberto Morales.

Entre el legalismo y la dilación Cómo anda el movimiento ciudadano por la refundación del Estado. Mario Roberto Morales La escenificación de una legalidad que con impactantes destellos mediáticos satura el imaginario colectivo con palabras como denuncia, amparo, antejuicio, extinción de dominio y otras, así como el destape incesante —al estilo del culebrón televisivo— de nuevas facetas de la corrupción sistémica que le da vida a la economía y a la política locales, parece tener satisfecho al sector de clase media urbana que salió primero a la calle indignado para pedir despido, castigo y devolución de lo robado para los corruptos, pues cree que logró su cometido, aunque es obvio que lo logró sólo a medias, porque la CICIG y el MP hunden a unos pero salvan disciplinadamente a otros. También es obvio que, siendo la corrupción un elemento estructural del sistema político, el paso que dio otro sector de movilizados al ir de la indignación a la exigencia de cambios en las leyes para impedir que la normativa del Estado facilite la corrupción de sus operadores, es una asignatura pendiente que se halla en peligro de fracasar, ya que en la pugna entre los progresistas que abogan por realizar los cambios legales antes de las elecciones y los conservadores que quieren que esos cambios se realicen después de ellas (para que no ocurran), la balanza se inclina a...

Read More

Carta abierta al Embajador de los Estados Unidos de Norteamérica

Carta abierta al Embajador de los Estados Unidos de Norteamérica Toda esta triste historia la conoce usted sin duda alguna. HUGO ORDÓÑEZ PORTA Señor Embajador, usted representa los intereses de una nación que le ha causado daños irreparables a Guatemala. No necesitaré explicarle en estas breves líneas las múltiples razones que me asisten para justificar la afirmación con la que inicio esta carta, porque el nefasto involucramiento de su país en la triste historia del nuestro, es ampliamente conocido e incluso ameritó las disculpas del entonces presidente Bill Clinton el 10 de marzo de 1999. Fue su gobierno el que destruyó la Revolución de 1944, el único período democrático en nuestra historia. Su gobierno armó, entrenó y dirigió al Ejército de Guatemala durante la guerra fría, con su cauda de más de 200 mil muertos y el genocidio de la población indígena de Guatemala, aunque los perpetradores se escuden en argumentos semánticos para intentar evadir su responsabilidad. Los patrocinados por su gobierno, el Ejército y las élites económicas, han logrado convertir a Guatemala en uno de los países más pobres del mundo, en un infierno de violencia e impunidad peor que las regiones en guerra. Toda esta triste historia la conoce usted sin duda alguna, y su gobierno siempre lo supo y lo toleró. Sus socios de antaño se volvieron incómodos. La patente de corso que su gobierno les...

Read More

Revoltijos. Gerardo Guinea Diez.

Revoltijos Gerardo Guinea Diez Algunos consideran que los tiempos no están para volverse un furioso antisistema por la vía de las marchas o, en el peor de los casos, por teatrales declaraciones de principios, porque ello lastima la institucionalidad del país. Otros, los más radicales, ven en este mar de indignación ciudadana la quintaesencia del enemigo izquierdista. Y, en esos afanes, mezclan géneros y producen ensayos de una pasmosa hibridez, donde dichas narrativas no son más que temáticas cruzadas, fusión de formatos y escrituras más bien banales. De esa cuenta, todos los organismos del Estado y los partidos políticos dicen resguardar la institucionalidad, pese que esta padece serios quebrantos de legitimidad y su condición puede ser terminal de no escuchar ese mar de fondo que se instaló desde abril en el territorio. El galimatías jurídico campea por doquier. La prisión conceptual del derecho positivo influye para considerar que toda reforma, desde cualquier ámbito, debe enmarcarse dentro de la Ley. Así, quién necesita de Dios si tenemos a la Corte de Constitucionalidad. Ahora bien, el amplio y diverso movimiento ciudadano no está para obedecer aquello que perdió todo sustento de legalidad democrática. Aunque se instalen mesas para analizar los cambios a las leyes, los diputados siguen lejos y ajenos al cambio de época, y esa legalidad cuestionada es casi un valor ontológico por sus encadenamientos conceptuales; entre ellos, la manida...

Read More

Tarde o temprano, la catástrofe ecológica en el planeta. Gerardo Guinea Diez.

Tarde o temprano, la catástrofe ecológica en el planeta Gerardo Guinea Diez Tres hechos marcaron la agenda noticiosa de la última semana. El desastre ecológico del río La Pasión, el informe de la NASA sobre el agotamiento de los acuíferos subterráneos del planeta y la encíclica Laudato si, del papa Francisco, la cual es dedicada a la deuda ecológica de la humanidad. En el primer caso, ya fueron ampliamente documentados los estragos causados sobre el río La pasión. Ya no hay mucho que decir, más que esa hermosa serpiente de agua pobló su noche de muerte. Paralelamente, la NASA informó que un tercio de los más importantes acuíferos subterráneos del mundo se agotan a un ritmo alarmante. De acuerdo con las fotografías de los satélites de la agencia espacial de Estados Unidos, 13 de las 37 reservas subterráneas perdieron más agua de la que recibieron entre 2003 y 2013. Algunas regiones son las más afectadas, como India, Pakistán y el norte de África. Pero existen otras zonas con amenazas alarmantes de sequías y falta de agua. En una columna de Raúl Zibechi, columnista del diario mexicano La Jornada, “el Gran São Paulo tiene 22 millones de habitantes, distribuidos en 39 municipios. Es la mayor ciudad de América Latina y una de las más pobladas del mundo. El verano pasado, los reservorios de agua que la abastecen cayeron a mínimos...

Read More

Abstencionismo y anulismo. Carlos Figueroa Ibarra.

Abstencionismo y anulismo Carlos Figueroa Ibarra Escribo estas líneas cuando en México  se siguen procesando los resultados del proceso electoral del 7 de junio de 2015 y cuando en Guatemala se arriba a la octava semana de manifestaciones y marchas que exigen la renuncia de Pérez Molina. Mientras en México el abstencionismo rondó al 50% del padrón electoral y el anulismo casi llegó 5% de los votos emitidos, en Guatemala las demostraciones populares revelan repudio al presidente y a los partidos políticos. Las demandas por una reforma electoral en Guatemala y el proselitismo  por el anulismo en México, son ocasión para reflexionar sobre abstencionismo y anulismo. Confieso que tengo reservas hacia ambos. Desde hace muchos años, he observado  cómo un sector de izquierda hace reiterados llamados al abstencionismo con la esperanza de deslegitimar profundamente al orden establecido.   Y también he advertido que al conocerse los resultados electorales,  en ocasiones se esgrimen las cifras de abstencionismo como repudio popular. El problema que yo veo en estas aseveraciones es que el abstencionismo no necesariamente significa repudio al sistema político. Puede significar más bien una suerte de consenso pasivo expresado en indiferencia, apatía y despolitización. Todo lo contrario a la rebeldía.  Y el orden establecido y la clase política  pueden llegar a sentirse muy cómodos con ese abstencionismo y usarlo a su favor. Las posibilidades transformadoras del abstencionismo sólo las he visto...

Read More

Diccionario Dixio

Nos leen en: