Mes: diciembre 2013

La democracia nos mata. Carlos Figueroa Ibarra.

La democracia nos mata Carlos Figueroa Ibarra He escrito anteriormente  cómo la situación  de la democracia liberal y representativa en estos tiempos se ha vuelto una camisa de fuerza para la rapacidad neoliberal. Hace  poco más de 160 años, Marx destacó que el político reaccionario Odilón Barrot  exclamó desesperado ante el embate popular de la Francia de 1848: “¡La legalidad nos mata!”. La historia ha mostrado  muchas veces, que cuando los de abajo empiezan a ganar siguiendo las reglas impuestas por los de arriba, llega el momento de patear el tablero del juego. Esto fue lo que sucedió en Guatemala en 1954, en el Chile de 1973, y ha vuelto a  suceder en los últimos años. Ha sido la derecha la que ha estado pateando el tablero de la democracia: golpes de estado en Venezuela (2002), Honduras (2010), Paraguay (2012); tentativas de golpe de estado en Bolivia (2008, 2012), Guatemala (2009), Ecuador (2010) y fraudes electorales  en México (2006, 2012). Parafraseando a Odilon Barrot en el libro de Marx, la derecha en todos estos países podría estar diciendo “la democracia nos mata”. Esto lo escribí a propósito de la compra de las elecciones mexicanas de julio de 2012. Lo vuelvo a escribir  ahora cuando me entero que el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, ha sido destituido por el Procurador General de la República, Alejandro Ordoñez. El crimen de Petro...

Read More

Revolución mexicana, último estertor. Carlos Figueroa Ibarra.

Revolución mexicana, último estertor Carlos Figueroa Ibarra La revolución mexicana fue una de las transformaciones sociales más notables de la América latina del siglo XX.  Costó la vida de un millón de personas en un país que apenas llegaba a una población de diez. Entre 1934 y 1980, época del esplendor  del PRI nacionalista revolucionario, se repartieron  80 millones de hectáreas de tierra en un país cuya superficie linda en los 200 millones. Así, la reforma agraria mexicana repartió  al campesinado aproximadamente el 40% de dicha superficie. Este reparto agrario se hizo en base al ejido, régimen de propiedad que prohibía la compra venta  de esta tierra a efecto de proteger a los campesinos del despojo. Estableció un código de trabajo que protegió a los trabajadores, creó un amplio régimen de seguridad social,  fomentó una política nacionalista de industrialización, convirtió al Estado en el eje rector de la economía y concibió a los recursos naturales como una palanca de desarrollo y a la industria energética como una de carácter estratégico. Por lo tanto la pensó como patrimonio naciónal. Todo esto, justo es recordarlo, en el contexto de un régimen autoritario y corrupto sustentado en el partido hegemónico, el PRI, quien gobernó así durante unos 70 años. En el momento en que escribo estas líneas, el otrora nacionalista revolucionario y ahora neoliberal PRI, en alianza con la derecha clerical-neoliberal del...

Read More

El eructo de los ruiseñores. Mario Roberto Morales.

El eructo de los ruiseñores Reflexiones navideñas de un alpinista perezoso. Mario Roberto Morales En uno de sus más tiernos aforismos, dice Cioran que “Si alguna vez has estado triste sin motivo, es que lo has estado toda tu vida sin saberlo”. Esto, claro, no debe ser causa de desasosiego, ya que no estamos obligados a vivir la vida como si fuéramos presentadores de televisión, es decir, fingiendo un entusiasmo que –en el clímax de su angustioso empeño por parecer dichoso– se congela en la triste mueca del sufrido farsante compelido a simular felicidad. ¿Con base en qué suponen los frenéticos animadores de la tele y sus crédulos receptores pasivos que puede haber felicidad en el atragantamiento consumista? A pesar de que en su fondo humano (que lo tienen) no lo creen, el socialmente aceptado acto –tan viejo como la humanidad– de mentirse a uno mismo se impone, afirmándose como más fuerte que cualquier atisbo de valiente aceptación de la realidad tal cual es. Esta temerosa vocación por la mentira explica además el escándalo de la existencia de las religiones. No mentirse a uno mismo requiere sustraer del mundo la propia conciencia, lo cual exige soledad, reflexión y melancolía. Eso que los alegres exégetas de la inmediatez y la novedad llaman pereza y que algunos psicólogos despistados perciben como depresión, sin darse cuenta de que ésta paraliza mientras que...

Read More

Un Concilio del Sur. Antoni Aguiló y Daniel Stosiek.

Un Concilio del Sur Antoni Aguiló Filósofo político y profesor del Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Coímbra Daniel Stosiek Teólogo e investigador A lo largo de su existencia, la Iglesia católica oficial ha proyectado una imagen de sí misma como una institución refractaria al cambio, casi siempre reaccionaria, aferrada a posiciones dogmáticas, de espaldas al diálogo con los nuevos planteamientos y ansiosa de retener su cuota de poder, actuando para ello como cómplice o perpetradora de una abominable y triste historia de abusos, crímenes y violencias impunes. Sin embargo, durante la celebración del concilio Vaticano II (1962-65), del que se cumplen 48 años de su clausura, la Iglesia vivió un momento excepcional de su historia. Más allá de sus éxitos y fracasos, la propuesta de aggiornamento anunciada por Juan XXIII supuso una tentativa de trascender lo que Bajtin llamó monologismo (la incapacidad de conversación derivada de “la falsa tendencia a reducir todo a una sola conciencia”) en dirección a una Iglesia abierta al diálogo con el mundo y las otras religiones. El Concilio Vaticano II constituye, en este sentido, un proyecto dialógico inacabado. La tendencia a la apertura y al diálogo fue rápidamente aplastada por los pontificados de Juan Pablo II (1978-2005) y Benedicto XVI (2005-2013), dos de los más tradicionalistas, que supusieron una recaída en el monologismo preconciliar: censuras, condenas, persecución de las “doctrinas equivocadas”,...

Read More

Diccionario Navideño. Rafael Mérida Cruz-Lascano.

Coplas Navideñas Ave María de Gracia Belem se llenó de luz Cuna de alma salvadora Choza que anida a Jesús Dormidito hijo de Dios, En un humilde pesebre Fue donde germinó el REY Grande el ramadán Borrego Historia de FE, sagrados Insignificante fuerte Juzgaban los Reyes Magos Kilometrando el camino La fiesta grande nos deja Llenos de la Gracia plena, Mayor estrella del cielo No permitas que yo tema Ñoñerías que no espantan Oremos siempre reunidos Pronto será NAVIDAD Que José y María, apuntan… “Reflejo Del grande Dios” Suenan campanas cohetes Tronadores canchinflines Unos ríen otros saltan Vienen al niño adorar Wilfrido, abeto cristiano Ya viene la noche buena Xilofonista de gleba Zafiro que pintó el cielo Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano OFS Guatemala, C....

Read More

Al Retrato de Van Gogh. Rafael Mérida Cruz-Lascano.

Meridiano, marzo 2013. A: Vincent Van Gogh a 160 años de su nacimiento Marzo 1853-2013 Quiero, un sentimiento en mi estro, pintar, y que, al faltar amor, se vuelva esbozo. De la vida, en su desnivel trazar cada dolor, con bosquejo al carbón, que diseñó valor y vocación con su péñola quiere proyectar. Atrás se quedan recuerdos de mozo solo el vestido de naturaleza dando al estado mental un rebozo, y una Navidad luz a su cabeza, Obstante perdió de la oreja un trozo matizó a pinceladas su tristeza. ¡En un lienzo con laborioso olfato por recuerdo no deja su retrato! Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano “Hombre de Maíz 2009” Guatemala C. A. Vincent Willem van Gogh (en neerlandés Vincent van Gogh [ˈvɪnsɛnt fɑn’xɔx]) (Zundert, Países Bajos, 30 de marzo de 1853-Auvers-sur-Oise,/ Francia, 29 de julio de 1890) fue un pintor neerlandés, uno de los principales exponentes del postimpresionismo. Pintó 900 cuadros (de ellos 27 autorretratos y 148 acuarelas) y 1.600 dibujos. La figura central en su vida fue su hermano menor Theo, quien continua y desinteresadamente le prestó apoyo financiero. La gran amistad entre ellos está documentada en las numerosas cartas que se intercambiaron desde agosto de 1872. Para Theo fueron unas 650 de sus 800 cartas conservadas; las otras son correspondencia con amigos y...

Read More

Mandela, el subversivo. Carlos Figueroa Ibarra.

Mandela, el subversivo Carlos Figueroa Ibarra Murió  Nelson Mandela. El gran Madiba entra en el terreno de la inmortalidad  cobijado ahora  por la  memoria del mundo. Olvidando que el Departamento de Estado lo borró de la lista de terroristas hasta en 2008, Barack Obama dijo al saber de la muerte del prócer mundial que “No puedo imaginar mi vida sin el ejemplo de Mandela”.  Frase conmovedora si uno olvida que Obama ha conducido  con entusiasmo  las intervenciones en Afganistán, Irak, Libia y que semanalmente ha seleccionado con un equipo la muerte a través de drones  de aquellos a quienes la CIA y otros organismos estadounidenses consideran terroristas peligrosos. La grandeza de Nelson Mandela radica en  que tuvo muchísimos motivos para odiar y murió sin hacerlo. Cinco años antes de salir de la cárcel, Obama mandó señales a sus seguidores de que la única posibilidad de hacer de Sudáfrica una nación viable  era evidenciar enérgicamente una voluntad de reconciliación  entre negros y blancos en un país desgarrado por el apartheid. Las negociaciones con el gobierno racista comenzaron cuatro años después de que fuera trasladado a la prisión de Pollsmoore después de 18 años en la de la isla Robben. Una parte de sus partidarios dijeron entonces que Mandela estaba vendiendo al movimiento del cual era líder. La frivolidad de las acusaciones se reveló porque al mismo tiempo que Mandela iniciaba...

Read More

Fútbol profesional: una crítica necesaria. Marcelo Colussi.

Se viene el Mundial de Brasil Fútbol profesional: una crítica necesaria Marcelo Colussi mmcolussi@gmail.com https://www.facebook.com/marcelo.m.colussi ¡Fútbol, pasión de multitudes! De eso no caben dudas. El fútbol es, hoy por hoy, el deporte más difundido a nivel mundial. Que sea o no el más bonito de todos, no es el propósito de estas breves líneas discutirlo. Para sus fanáticos, obviamente lo será. Sin dudas tiene algo de atractivo, porque sus seguidores se cuentan por millones, y van en aumento. Años atrás era cosa sólo “de hombres”; hoy son innumerables las mujeres que también lo siguen con pasión, o incluso lo practican. Lo importante a rescatar ahora es que -y en esto podemos estar totalmente de acuerdo- resulta por lejos el más popular. Para jugarlo no se necesitan aparatos especiales, costosos o sofisticados. Cualquiera, hasta con un símil de pelota, (una pelota de papel, de trapo, una piedrita, una lata vacía) lo puede practicar. Cualquier espacio se presta para hacer las veces de campo de juego: el patio de la escuela, un terreno desmalezado en el medio de la selva, el lobby de un hotel, etc. Dado que es tan versátil y ofrece tantas posibilidades, todos -y todas- desde niñitos hasta viejos, gorditos, fumadores y espantos (incluidos los que pateamos con las dos piernas… al mismo tiempo) podemos jugarlo. Seguramente todos hemos escuchado alguna vez, dicho por nuestros mayores, que “fútbol...

Read More

Mandela y el Papa. Mario Roberto Morales.

Mandela y el Papa O el arte de despolitizar lo político. Mario Roberto Morales Ahora resulta que –para la derecha biempensante– Nelson Mandela fue un manso pacifista inofensivo que libró su lucha contra el apartheid al estilo (no de Gandhi sino) de la Madre Teresa. Olvidan sus exégetas de ocasión que el encarcelamiento de más de un cuarto de siglo de este formidable luchador popular se debió a su adopción de la lucha armada como vía para la liberación de su pueblo y que, honrando su condición de dirigente político radical, adaptó sus tácticas de lucha a las condiciones concretas en que le tocó librar sus batallas. Por eso impulsó la vía violenta del cambio social cuando ésta era la única táctica efectiva, y no fue sino hasta cuando esta vía hizo inminente su liberación de la cárcel y las negociaciones para abolir el apartheid, que cambió la táctica de las armas por la de la reconciliación. Ocultan asimismo los falsificadores de la historia que esta política fue concretada por Mandela cuando ya era Presidente, mediante una Comisión para la Verdad y la Reconciliación, la cual esclareció los crímenes de ambos bandos. También, que las condiciones materiales para que la reconciliación fuera posible en Sudáfrica fueron creadas por la exitosa guerra de Cuba en Angola. Y que por eso, desde la cárcel, Mandela dijo, sobre la victoria cubana de...

Read More

Qué deseas en esta Navidad. Rafael Mérida Cruz-Lascano.

Coplas Navideñas Yo pregunto, Dios dispone, no sé mucho… todavía, mi carruaje es un tranvía tilin tilin ti… se entone no es tan grande como un tren. Qué quieres en esta noche burrr burrr buurr esta muy fría es temprano todavía, con tamalitos de coche o carnita de chumpipe. Si deseas un perfume Que forme la noche hermosa Chop chop chop gotas de rosa no muy fuerte que se espume ni snif snif snif snif que abrume. ¿Suspiras por lo querido? de eso yo tengo un canasto de mimos, mi efecto casto rin rin rin te timbro herido para darte el corazón. Hoy que pides de regalo, tengo trastos de metal ¿Angelitos de cristal? Y figuritas de palo con besitos de verdad. Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano Tamales de coche: Tamales de maza de maíz con carne de marrano. Chumpipe: Pavo,...

Read More

Discurso que marcó para siempre la biografía de Nelson Mandela

“Es un ideal por el que espero vivir, pero por el que estoy dispuesto a morir” El líder ‘antiapartheid’ compareció el 20 de abril de 1964 ante el Tribunal Supremo de Pretoria y explicó por qué recurrió a la violencia para combatir el racismo. Fue condenado a cadena perpetua. El discurso marcó para siempre su biografía. Estas fueron sus palabras. Soy el primer acusado. Soy licenciado en arte y he ejercido como abogado en Johannesburgo durante algunos años en colaboración con Oliver Tambo. Soy un prisionero condenado a cinco años por salir del país sin permiso y por incitar a la gente a hacer huelga a finales de mayo de 1961. De entrada, quiero decir que la insinuación de que la lucha en Sudáfrica esté influida por extranjeros o comunistas es absolutamente falsa. Sea lo que sea lo que he hecho, lo he hecho por mis experiencias en Sudáfrica y mis raíces africanas, de las que me siento orgulloso, y no por lo que cualquier extranjero pueda haber dicho. Durante mi juventud en Transkei, escuché a los ancianos de la tribu contar historias sobre los viejos tiempos. Entre las historias que me narraron se encuentran las de las batallas libradas por nuestros antepasados en defensa de la patria. Los nombres de Dingane y Bambata, Hintsa y Makana, Squngthi y Dalasile, Moshoeshoe y Sekhukhuni, eran elogiados y considerados el orgullo...

Read More
  • 1
  • 2

Diccionario Dixio

Nos leen en: